Palabra y obra

“Dance is intuition, is poetry, is vaticination”: Álvaro Restrepo
“La danza es intuición, es poesía, es vaticinio”: Álvaro Restrepo
3 de Junio de 2016


El coreógrafo colombiano, considerado referente nacional, habla de su proyecto El Colegio del Cuerpo, cuyas líneas estéticas dice que no se separan de “investigación, disciplina, juego”, los que define como sus “principios éticos/estéticos”.


Foto: Cortesía 

Imagen de Juan Diego Castillo

El bailarín y coreógrafo colombiano Álvaro Restrepo nació en Medellín, el 10 de septiembre de 1957.

Óscar Jairo González Hernández, profesor Facultad de Comunicación Universidad de Medellín


 


Qué es danzar para usted?  


Te respondo con una frase del gran Samuel Beckett: ‘Danza primero, piensa después. Ese es el orden natural’. 


La danza es justamente eso: una forma de pensamiento, de conocimiento, una actitud para estar en el mundo  y dialogar con él.


¿Qué necesidades y qué deseos han marcado su destino en la danza? 


La danza es también lenguaje de comunicación con la divinidad, con el tiempo. Cuerpo y tiempo: Poder y vértigo.


¿De qué temperatura y temperamento en su danza son los sueños y el misterio, cómo se revelan y cómo se ocultan, en el cuerpo o el movimiento?


La danza es intuición, es poesía, es vaticinio. La palabra del cuerpo, la corp-oralidad nos pone como espectadores y como intérpretes/médium en el terreno de lo preverbal, lo metaverbal, lo postverbal.


Imagen de John Cárdenas.

El Colegio del Cuerpo se define como “un centro artístico de formación en danza contemporánea”, que cuenta con “el núcleo profesional, La Compañía del Cuerpo de Indias”.


Foto: EL MUNDO 

¿Qué lo llevó a hacer su obra Yo arbor Gonzalo?


Yo arbor Gonzalo fue mi primera obra en homenaje a mi hermano mayor Gonzalo autista, sordomudo, un ángel, un árbol, un ser de silencio, un caracol, profundamente delicado y noble: un ser sagrado. Su presencia/ausencia ha signado toda mi vida. La enfermedad del ángel fue la continuación de esta reflexión.


¿Cómo se da en su danza la inmediación o interacción entre el cuerpo y la voz?


La voz es ‘el músculo de la emoción’, es un músculo más en nuestro cuerpo que los bailarines no ejercitamos lo suficiente. Descubrir nuestra voz real es un privilegio y un prodigio. La gran mayoría de los seres humanos hablan y se comunican con ‘la voz que pueden’, la que les toca y no con su voz real.


Una cosa es la voz  como realidad física, sonora, y otra la voz del alma, la voz poética. 


¿Es su danza un gesto o hace danzar en él 


instante?


El gesto danzado no es otra cosa que una dimensión extracotidiana y magnificada de nuestra corporealidad.


¿De qué cuerpo nos habla y exhibe su danza?


Nosotros hablamos de nuestros tres cuerpos: el cuerpo físico (padre/madre), cuerpo mental (hijo/a), cuerpo espiritual (espíritu sagrado).


En El Colegio del Cuerpo, cabalga y danza esta trinidad, sobre un animal de cuatro patas y un corazón: arte, educación, sociedad, política y Naturaleza (corazón, sangre y pulmones).


¿Por qué la música: Messiaen, Bartok y Cage, incluidos boleros, en su danza, y qué mixturas busca realizar con ellas?


Sólo hay dos tipos de música (decía Paul Valéry) música buena y música mala; sólo dos tipos de danza, decía Béjart parafraseando a Valéry: danza buena y danza mala. Nos interesa la Música con mayúscula, la Danza con mayúscula, el Arte con mayúscula. 


Messiaen, el compositor ornitólogo, un músico místico y misterioso, nos ha inspirado mucho. 


¿La danza que usted hace se mueve entre danza occidental y danza oriental, por qué?


Tuve un maestro coreano muy importante, Cho Kyoo Hyun, quien me hizo entender hasta qué punto los occidentales estamos des-orientados. Y los orientales al occidentalizarse tanto como lo están haciendo se están des-orientando también (Mishima).


¿Cuál es la relación entre danza y teatro?


No existe un teatro sin danza (sin cuerpo) así como no existe una danza sin teatro (sin narrativa/poesía) o al menos no me interesa.


¿De qué manera se relaciona su danza con la instalación?


Con frecuencia he descrito mis obras como instalaciones coreográficas. Soy un enamorado de los objetos, en apariencia inanimados. Me encanta descubrir el ánima oculta de las cosas.


Háblenos de la performance, ¿en qué incide y en qué no?


Tampoco veo una diferencia entre danza y performance... Quizás en la escritura coreográfica (más perdurable) y en la improvisación y /o carácter efímero  del hecho ‘performático’. No me interesan estos rótulos o géneros. El hecho escénico es uno.


¿En qué dimensión involucra en su tarea la alquimia y por qué?


La danza y la educación (con la danza y con el arte) son una suerte de alquimia: a través de ellas logramos la transmutación de la materia en bruto en oro espiritual. El estudio de Danza y el Aula de Clase deberían ser eso: ‘atanores´. Hornos cósmicos donde se produce esta transmutación. 


Nuestras violencias están muy presentes en su danza, como pasa en Inxilio, el sendero de las lágrimas, ¿por qué?


En Inxilio quise poner el dedo en la llaga, no sólo en el drama de las víctimas, los ocho millones de víctimas que ha arrojado este volcán de horror que somos como nación, sino sobre todo el dedo en la llaga sobre el peor de todos nuestros flagelos: la indiferencia de una gran capa de la sociedad frente a todos estos horrores.


Ordalía  es su obra en homenaje al pintor Lorenzo Jaramillo y basada en la película de Luis Ospina sobre Lorenzo: ¿Qué lo llevó a hacerla, y si hay una relación de su danza con la pintura y por qué?


Mi danza es también un diálogo con los otros lenguajes del Arte. En el caso de Ordalía quise reflexionar, no sólo sobre un gran artista como lo fue Lorenzo,  sino sobre la enfermedad del sida percibida en ese momento por una sociedad hipócrita y cruel un como castigo divino, como una Ordalía: un juicio de Dios.


¿En qué forma intervino el azar en el montaje de la estructura de Flowers for Kasuo Ohno y Leonard Cohen?


El azar es mi principal aliado y herramienta en la creación. El error es un gran maestro y tanto en Flowers como en el resto de mis trabajos me dejo guiar por él. Y también por estos dos grandes maestros a quienes dediqué esta pieza: estos dos maravillosos artistas que supieron hacer de su tiempo y de su edad obras de Arte.


¿Qué libertad le permiten y le propician ser bailarín y coreógrafo?


No soy libre. Soy esclavo de mis propios inventos, intuiciones, miedos, clarividencias.