Economía

Housing buyers, with greater guarantees
Compradores de vivienda, con mayores garantías
Autor: Duván Vásquez
3 de Junio de 2016


Los proyectos habitacionales de más de 2.000 metros cuadrados deberán contar con una supervisión técnica externa. Lo que evitaría que se presenten casos similares al desplome del Edificio Space, ocurrido en octubre de 2013.


Foto: Cortesía 

 La venta de vivienda nueva en Colombia aumentó un 3,3% en los primeros cuatro meses del 2016, frente al mismo periodo del año pasado.

Los constructores de vivienda tendrán como obligación amparar los perjuicios patrimoniales causados a los propietarios afectados por el colapso o amenaza de ruina de la obra habitacional como consecuencia de deficiencias en la construcción, como lo dicta el proyecto de Ley de Vivienda Segura que este miércoles fue aprobado en el Congreso y que ya pasa a conciliación para luego ser sancionado por el presidente Juan Manuel Santos.


Ese es una de los principales componentes de la “Ley Anti-Space”, llamada así porque fue elaborada luego de la tragedia por el colapso -por deficiencias de construcción- de una de las torres del Edificio Space en El Poblado, que dejó doce personas fallecidas hace cerca de tres años.


“Lo esencial para nosotros es que eso que pasó nunca vuelva a pasar”, declaró el gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) en Antioquia, Eduardo Loaiza Posada, por lo que celebró la aprobación del proyecto de ley porque “le va a dar tranquilidad y seguridad en cuanto a la verificación de los diseños, controles y construcción de todas las obras para todo el mundo”.


Ese primer aspecto de amparos a los perjuicios es vital para los compradores, ya que será “una garantía patrimonial”.


De acuerdo con Loaiza Posada, desde hace más de 100 años está plasmada en el Código Civil la garantía decenal, que exige que el constructor debe responder mínimo en diez años por la estructura de una edificación. Pero ahora, este tendría que hacerlo igual ante daños estructurales, amenaza de ruinas y/o colapso, por medio de una garantía, mecanismo que estará pendiente de la reglamentación.


De todos modos, “recomendamos que no fuera una exigencia únicamente de póliza sino que se dejara que el mercado pueda establecer una póliza, o pueda resolver una garantía, o se cree un fondo de protección con un porcentaje de la venta de los proyectos”, manifestó el gerente de Camacol Antioquia al señalar que existen varios mecanismos en el mundo para el respaldo patrimonial, que genera competencia en el mercado.


Otra de las determinaciones principales de la iniciativa es que los proyectos de viviendas de 2.000 metros cuadrados de construcción deberán contar con revisores y supervisores técnicos independiente del constructor, por lo que se eliminan todas las excepciones con los que se permitía a la misma hacer esa labor. Esa práctica ya era implementada con las empresas afiliadas a Camacol en el departamento en busca de recuperar la confianza del público, por lo que el gremio sostuvo que “en Antioquia ya estamos preparados”.


La bondad de esta iniciativa que se convertirá pronto en la Ley de Vivienda Segura, según la ministra de Vivienda, Elsa Noguera, es que “los colombianos tendrán certeza de que las nuevas edificaciones que se construyan en el país contarán con la reglamentación más rigurosa posible”.


Es así que esta nueva normatividad dará más garantías a las cerca de 30.000 viviendas que se venden cada año en Antioquia.



Supervisión a los curadores urbanos

Una de las importantes medidas que trae la Ley de Vivienda Segura es la creación de la Superintendencia Delegada para el Control de Curadores Urbanos, adscrita a la Superintendencia de Notariado y Registro, que tendrá como objetivo la inspección, vigilancia y control del proceso de selección de los curadores urbanos. 


La nueva Superintendencia Delegada adelantará el concurso nacional de méritos para elaborar la lista de elegibles de curadores urbanos. De la lista que defina la entidad de control, los alcaldes podrán designar el que requieran para su municipio o distrito.