Columnistas

Campaña: empelotemos ladrones: ¿Sabían que “empelotar”no viene de “pelotas”?
Autor: Juan David Villa
3 de Junio de 2016


Voy a comenzar por aquí porque se ha vuelto ya costumbre nacional linchar ladrones (fleteros, rateros, ratas, como prefieran, el idioma es largo) y publicar el video en redes.

Curiosidades del idioma: la historia de linchar, del señor Lynch y de empelotarse 


Voy a comenzar por aquí porque se ha vuelto ya costumbre nacional linchar ladrones (fleteros, rateros, ratas, como prefieran, el idioma es largo) y publicar el video en redes. Esta es la historia del verbo linchar, una de varias:


Viene del inglés, sin duda. Casi todas las historias están relacionadas con varios hombres de apellido Lynch. La más aceptada por los estudiosos es la de Charles Lynch: nació en Virginia, EUA, en 1736. En los tiempos de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, Lynch y otros acusaron a sus enemigos de causar una sublevación, un levantamiento. Como no fueron condenados por la justicia, él mismo (sin tener poder legal) los mandó a ejecutar, y así lo hicieron sus compañeros de partido.


Un linchamiento tiene dos características: que no haya proceso judicial. En Colombia hay justicia, pero es una especie de masa amorfa y extraña que toma decisiones que nadie entiende. Y dos: que haya tumulto, es decir, mucha gente haciendo escándalo (si algo sabemos hacer aquí es escándalo). Seamos como Alejandro Sanz, digamos la verdad pura y dura: al que le roban quisiera ver linchado al facineroso (o sea, ladrón), ¿quién no? 


Otra curiosidad: empelotarse no viene de “pelotas”


Tiene relación con las pelotas, los testículos, pero su origen no está ahí. Y les hablo de empelotarse porque es muy posible que sigan los “empelotamientos” como método para “resocializar” ladrones, que por cierto es más humano que los linchamientos. Viene de una expresión de la Edad Media: en pellote. Pero esta no se usaba para la desnudez, sino para el acto de llevar “ropa de casa”, que era una prenda que se llama “pellón” o “pellote”. 


Pero es cierto que desde que se usa para “desnudez”, sí se refiere a estar con las pelotas expuestas. Como ese ladroncillo que la modelo desnudó en la calle, y que, honestamente, ni armado con un fusil mete miedo, ¿le vieron la carita al pobre? 


“‘Habían’ salas de tortura”


Este titular lo vi en un noticiero de televisión y se refiere a la noticia de la semana: descubrieron El Bronx (mejor que el Bronx, porque el artículo forma parte del nombre), increíble, son unos verdaderos genios. Usar mal el verbo “haber” es muy frecuente y entendible porque es extraño, por eso hablo tanto del tema. 


Lo correcto es “había” salas de tortura. No importa que “las salas” sean varias, el verbo haber, en este caso, no se usa en plural. Otra cosa sería, por ejemplo, “ellos habían entrado en las salas de tortura”, caso en el cual, “habían” concuerda con “ellos” (plural-plural). 


Recuerden esto: decimos “hay un problema” o “hay diez problemas”. “Hay” no cambia (es el mismo caso de “habían”). En Colombia hay muchos problemas, pero hay uno que causa el resto: ese Bronx que queda cerquita de El Bronx, en la Plaza de Bolívar.