Economía

Seeking to scare away myths of electronic invoicing
Buscan espantar mitos de la facturación electrónica
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
31 de Mayo de 2016


El objetivo que se persigue es masificar este nuevo sistema de facturación de manera que las empresas colombianas adopten como lo establece el Decreto 2242 de 2015.



La implementación de la factura electrónica será un proceso de transición desde 2016.

Cortesía Delcop

La implementación del Plan Piloto de Facturación Electrónica que emprendió la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (Dian) junto al Ministerio de Hacienda, ha generado una serie de mitos sobre la realidad de este proyecto, que pretende agilizar los trámites, reducir el consumo de papel y favorecer los nuevos canales electrónicos de las empresas. 


La Dian eligió 58 empresas para comenzar con el plan piloto del nuevo modelo de facturación electrónica de Colombia. Este primer grupo de empresas queda formado por  compañías de diferentes sectores: textil, inmobiliario, bebidas, tabaco.


El plan se estipula en un plazo de seis meses para las empresas que han sido elegidas con el fin de adaptar y condicionar las funcionalidades de este nuevo modelo. 


Los beneficios son la inmediatez para la entrega de facturas por correo electrónico; la información que se comparte en línea con las autoridades tributarias permitirá interacción fiscal; mejorará la competitividad de la industria nacional, tendrá los mismos efectos legales de una factura impresa en papel, entre otros. Sin embargo, hay temores con este proceso.


¿Cuáles son los cinco mitos?


Según Delcop Colombia, empresa especializada en la automatización de procesos que brinda soluciones confiables para facturación electrónica, el primer mito es que se cree que la factura electrónica sólo está dirigida para algunas empresas, y realmente esta será adoptada por todas las empresas que facturen y sean seleccionadas o se acojan de manera voluntaria. 


En el plan piloto se han vinculado compañías que voluntariamente han decidido ser pioneras y colaborar en la mejor concepción del modelo de facturación electrónica, posteriormente se dará inicio a la obligatoriedad gradual hasta alcanzar la masificación del uso de la factura electrónica en el mercado.


Otro mito es que ya no será necesario el uso del papel, aunque el desmonte de este es un proceso natural en las empresas que orienten sus prácticas corporativas hacia la responsabilidad social con el medio ambiente. 


Esta iniciativa contribuirá en dicho proceso, aunque quien solicite una copia de su factura de manera física de todas formas podrá acceder a esta.


Dicen que es más costosa pero, según cifras de la Dian, los gastos asociados a la facturación podrán reducirse en un 60%. Con su implementación, no habrá costos adicionales en infraestructuras, ya que el proceso puede hacerse en plataformas de acceso común.


Tienen el concepto de que la ausencia de un sello físico resta validez a las facturas electrónicas, sin embargo, en ningún momento las facturas electrónicas contienen mecanismos técnicos de control adicional, como la firma digital y un código único por factura emitida que le da plena validez al documento tributario. 


El último mito es sobre que la facturación electrónica expone la información de las empresas, pero no aplica, según Delcop, debido a que uno de los requisitos para los proveedores de servicios tecnológicos por parte la Dian es la adopción de las normas ISO27001, referente a la seguridad de la información. 


Sin embargo, Enrique Cabrera, gerente de Signature South Consulting y vicepresidente de la Comisión de Capacitación y Educación de la Ccce, manifestó que para que exista el financiamiento a través de factura electrónica depende de que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT) emita el decreto de la factura electrónica como título valor.


En 2018 ya todas las empresas colombianas tienen que tener implementada la facturación electrónica, según las disposiciones de la Dian.



Respaldo del comercio electrónico

De acuerdo con Victoria Virviescas, directora ejecutiva de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (Ccce), “seguiremos divulgando la evolución de esta normatividad para que nuestros afiliados y en general los empresarios colombianos tengan acceso a información clara y oportuna”. 


La Ccce a través de su Comisión de Documentación y Facturación Electrónica ha venido impulsando la iniciativa del Estado frente a su masificación, por esta razón celebró el paso trascendental que se dio el pasado 18 de abril, con el lanzamiento del plan piloto de la facturación electrónica.


La Comisión de Documentación y Facturación Electrónica está integrada por catorce proveedores tecnológicos afiliados a la Ccce que iniciarán el plan piloto como Cadena S.A., Carvajal Tecnología y Servicios S.A.S, etc.