Nacional

Social sectors are not happy
Sectores sociales no están contentos
Autor: Sergio Andres Correa Buitrago
29 de Mayo de 2016


La minga nacional indígena y agrícola, programada para mañana, y el paro de maestros que se realizará el miércoles, vuelven a tensar el ambiente del país tal como sucedió en 2013.



Tres protestas ciudadanas están programadas para la próxima semana. 

Después de rechazar las declaraciones de William Villamizar, gobernador de Norte de Santander, quien afirmó que no permitiría marchas y que entregaría recompensas de hasta $100 millones de pesos por hallar artefactos explosivos que se utilizarían en el paro de campesinos e indígenas del Catatumbo, voceros de la Organización Nacional Indígena, Onic, recalcaron en un comunicado que la movilización sigue en pie y será pacífica.


El paro anunciado se suma a la minga permanente declarada por los indígenas de Antioquia y la movilización nacional de maestros convocada por Fecode. Una unión de manifestaciones que se asemeja a la situación que vivió el país en el 2013, cuando varios sectores sociales encabezados por los campesinos, salieron a las calles a exigir al Gobierno de Juan Manuel Santos que escuchara sus peticiones.


En esta oportunidad, los maestros se manifiestan por el servicio de salud que califican de pésimo. Indígenas y campesinos, porque aseguran que el Gobierno ha incumplido los acuerdos pactados hace tres años.


Para Juan Bernardo Rosado, director del área de Comunicación Pública y Derechos Humanos y Laborales de la Escuela Nacional Sindical, son entendibles las motivaciones por las que se están levantando las voces ciudadanas, pues además del incumplimiento de lo pactado, “de todas maneras la agenda agraria del Gobierno no se parece mucho a lo acordado en La Habana y en el caso de los maestros, realmente el servicio ha colapsado”.


El experto señaló a las IPS y a la Fiduprevisora como las responsables de las falencias de la salud, puesto que “los maestros hacen sus aportes, pero ellas no hacen una gestión ni siquiera regular”.


Rosado también citó un estudio sobre la dinámica de la movilización social, realizado por la Escuela Nacional Sindical, para afirmar que las protestas y los paros en Colombia “tienen un aumento muy fuerte” y aseveró que, en un contexto más amplio, “en este momento en el que se anuncia la culminación de las negociaciones de paz, o su próxima terminación, evidentemente el anuncio de la paz está generando una movilización ciudadana y una preparación de las organizaciones de la sociedad civil hacia la paz”.


Por eso, según el experto, el momento histórico que vive el país es propicio para que los ciudadanos, especialmente aquellos que están organizados y aquellos que se sienten marginados y excluidos del desarrollo económico y de la prosperidad que el país vivió los últimos diez años, piensen que es la hora de poner en marcha sus agendas, sus exigencias y de buscar reconocimiento e inclusión.



Habrá intervención

El presidente Juan Manuel Santos anunció ayer que en el Catatumbo, zona que no sólo ha llamado la atención por el reciente secuestro y posterior liberación de tres periodistas a manos del Eln sino también por ser el foco de las protestas campesinas, habrá una intervención social y de seguridad por parte del Gobierno.


“Habrá mucha más presencia de la Fuerza Pública, de nuestra Policía, y al mismo tiempo sabemos que tenemos que hacer mucho más en la parte social y en los proyectos productivos”, intervino el mandatario, anunciando que los ministros de Agricultura y del Interior se reunirán con los alcaldes de la zona para el diseño de la estrategia.