Política

“The absurdity of absurdities”
“El absurdo de los absurdos”
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
28 de Mayo de 2016


En Antioquia hubo total rechazo a la intención del Gobierno Nacional de no girar los recursos para financiar la consulta popular en Envigado.



El Municipio de Envigado y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá vienen trabajando muy en serio en la campaña de promoción de la consulta popular del 10 de julio.

Fredy Amariles - Prensa Área Metropolitana

Aunque el problema creado por el Ministerio de Hacienda parece que va en vía de solución, la posición inicial asumida por funcionarios de esta cartera en contra de financiar por parte del Gobierno Nacional la consulta popular en Envigado originó contundentes reacciones en Antioquia, que la catalogaron de absurda, arbitraria y de  alcaldada.


Con argumentos irrebatibles fue derrotada la posición de este Ministerio que se negaba a suministrar los recursos para la realización de este mecanismo de participación ciudadana, con una postura que ponía hasta en peligro la función electoral de la Registraduría Nacional del Estado Civil.


Así lo hizo ver enfáticamente el analista electoral Guillermo Mejía Mejía al ser consultado acerca de este nuevo intento de zarpazo del centralismo.


¿Ha habido cambios en las normas sobre mecanismos de participación ciudadana como para que el Ministerio de Hacienda se niegue a financiar la consulta de Envigado?


Hay una nueva ley estatutaria que es la 1757 del 2015 por la cual se dictan disposiciones en materia de promoción y protección al derecho a la participación democrática.


Es una ley que desarrolla el artículo primero de la Constitución que habla del principio democrático, es decir, Colombia es un país democrático, no es una teocracia, ni una monarquía absoluta, sino un país democrático con separación de poderes.


Y como dicen los tratadistas del derecho electoral, la democracia no tiene precio pero cuesta.


Esta ley que acaba de expedirse en cierto modo reemplaza a la Ley 134 de 1994 que era la anterior que consagraba los mecanismos de participación ciudadana.


Nosotros con la Constitución del 91 dejamos de ser un Estado representativo y pasamos a ser un Estado participativo.


La semana pasada vinieron a Medellín unos funcionarios del Ministerio del Interior precisamente a dar apoyo al proceso de Envigado, porque parte de lo que tiene que hacer el Ministerio del Interior es promover estas leyes y estos mecanismos.


Y al Ministerio de Hacienda le dio por hacer a través del director nacional de Presupuesto una alcaldada.


Este funcionario está diciendo que cuando un municipio sea el que promueve una consulta popular, es ese municipio el que la tiene que pagar.


¿Y dónde dice eso?


En ninguna parte de las leyes sobre mecanismos de  participación ciudadana lo dice y por eso esa posición del Ministerio de Hacienda es una verdadera alcaldada, es una arbitrariedad de la Dirección Nacional de Presupuesto porque el servicio que presta la Registraduría del Estado Civil, que tiene como funciones la de identificación y la electoral, que comparte con el Consejo Nacional Electoral, es para todo el país y en virtud de ellos organiza las elecciones y las elecciones cuestan.


Y ahora que le pidieron un dinero, que en otras cosas no es una exageración, 260 millones de pesos, sale con que los tiene que pagar el Municipio.


¿Cómo así?


Con esa alcaldada y absurdo nos salió el Ministerio de Hacienda. Veamos este ejemplo que demuestra la contradicción de esa cartera.


En un municipio la ciudadanía quiere revocar al alcalde por malo, porque no cumplió con su programa, entonces, el mismo alcalde es el que tiene que dar la plata para que lo tumben. Eso es el absurdo total.


Pero ahora que el Gobierno va a hacer el Plebiscito por la paz, ahí sí el Estado, la Nación lo costea. Pero si es un municipio lo tiene que pagar el alcalde. Eso no está contemplado en ninguna norma legal ni en ninguna parte.


Es más, en la ley de Presupuesto Nacional para el año 2016 están incluidos los dineros de la Registraduría Nacional y parte de esos recursos  los tiene que destinar a financiar los mecanismos de participación ciudadana que se vayan a dar durante ese año.


Que no se sepan cuáles son, es porque son de iniciativa de los alcaldes, de los gobernadores o del presidente de la República.


¿Y cómo hacer para convencer al Ministerio de Hacienda sobre esa errónea interpretación?


Hay una respuesta muy buena de Carlos Antonio Coronel, quien es el registrador delegado en lo Electoral, de la Registraduría, la cual jurídicamente es incontrovertible, es muy acertada y no hay más nada que decir, mejor dicho agotó el tema.


¿Y qué sostiene la Registraduría?


Que la función electoral es un servicio a cargo de la Nación y le advierte sobre los absurdos que se pueden presentar con la exótica postura de la cartera de Hacienda para no financiar las consultas en los territorios.


Los municipios pueden colaborar con las elecciones, pero no están obligados a financiar los mecanismos de participación ciudadana, lo que es del resorte de la Registraduría.


Los cubículos, las mesas de votación, las urnas son de la Registraduría y cómo va un municipio a elaborar tarjetas electorales si eso es una función de la Registraduría y no una responsabilidad de un municipio como, por ejemplo, Envigado.


No tiene ni pies ni cabeza que un municipio haga tarjetones, lo que corresponde a la Registraduría en el ámbito nacional, pues se requiere de un papel de seguridad.


El Gobierno Nacional atraviesa hoy por un fuerte apretón fiscal, se están controlando los gastos y por eso no quieren soltar los recursos.


El Estado puede ahorrar en muchas cosas, menos en su sistema de gobierno y el de nosotros es democrático y participativo, y en eso no se puede ahorrar ni un peso.


Así como no se va a ahorrar un peso con el Plebiscito, así tampoco en la consulta de Envigado.



Masivo apoyo

La consulta popular de Envigado sigue creciendo en apoyos. Al del Ministerio del Interior, la Gobernación y la Asamblea de Antioquia, al de los alcaldes del Área Metropolitana, se suma el total respaldo de los 17 concejales de esta ciudad.


“Con la misión de estar con la comunidad, resolver sus inquietudes y derribar mitos que se tejen alrededor de esta posible integración, los 17 corporados se ponen la camiseta y acompañarán al primer mandatario de los envigadeños a todos los rincones de esta jurisdicción, para conversar con el ciudadano y motivarlo para que este 10 de julio acudan masivamente a las urnas”, sostuvieron los corporados.