Columnistas


anan los m醩 peque駉s, gana la sociedad, gana el pa韘!
27 de Mayo de 2016


En la 鷏tima d閏ada y en relaci髇 con otros pa韘es de Am閞ica Latina, Colombia ha logrado avances significativos en la atenci髇 a la primera infancia.

Luz Yesenia Moscoso Ramírez*


En la última década y en relación con otros países de América Latina, Colombia ha logrado avances significativos en la atención a la primera infancia. Sin duda, hitos como la promulgación de la ley 1098, el código de infancia y adolescencia y la creación de la estrategia De Cero a Siempre han puesto sobre la mesa la importancia de un trabajo conjunto, riguroso, y articulado desde distintos sectores y actores de la sociedad para garantizar los derechos de aquellos cuyas voces no logran siempre ser escuchadas. 


Esta última iniciativa no solo ha puesto sobre la mesa el reto del trabajo intersectorial en un país acostumbrado a descargar responsabilidades en otros, a valorar las iniciativas no por las transformaciones sociales reales que generan sino por el impacto inmediatista de las cifras, y a abordar las acciones temporales de acuerdo con el periodo de gobierno de turno, sino que además ha permitido poner en el centro a los niños y niñas, sus necesidades y las condiciones que deben darse para lograr su desarrollo integral. 


En otras palabras, De Cero a Siempre ha buscado consolidar un real compromiso del Estado y la sociedad con los niños y niñas de nuestro país, los de carne y hueso, con todos y todas. Ha tocado corazones y ha sumado esfuerzos, que a su vez han venido dando frutos. El último y más significativo de ellos, desde mi punto de vista, es la aprobación de dicha estrategia como política de estado el pasado 24 de mayo en plenaria del Senado. 


Allí, no solo se establece a la primera infancia como población prioritaria para el Estado, sino que se proponen acciones y estrategias como la articulación intersectorial como mecanismo de gestión de propósitos y recursos, desarrollos esperados en los niños y niñas desde la gestación hasta los seis años, atención desde una perspectiva de derechos con un enfoque diferencial, y esquemas de gestión y financiación que logren la universalización de la atención para el desarrollo de la primera infancia, entre otros.


Si bien es un gran logro, el hecho representa también un gran reto para el país. Nos enfrentamos a lograr atender integralmente a los más de cinco millones de niños y niñas entre 0 y 5 años colombianos sin sacrificar rigurosidad ni calidad en la prestación del servicio,  fortalecer la calidad en la atención y educación inicial atacando instancias de corrupción que los ponen en riesgo, formar a los agentes educativos necesarios brindándoles condiciones de trabajo adecuadas, desarrollar la estrategia en los contextos de diversidad étnica y cultural característicos de nuestro país, así como definir estrategias que permitan una transición menos traumática al resto del sistema educativo (a la educación básica y media principalmente), asegurando que las niñas y los niños puedan desarrollarse y construir su vida desde sus propios intereses, contribuyendo al desarrollo del país y de sus contextos a lo largo de su vida. 


Desde la Fundación Empresarios por la Educación aplaudimos y reconocemos la labor, no solo de quienes gestaron esta iniciativa, sino de las organizaciones de la sociedad civil, abanderadas, y comprometidas, y de todos quienes han dedicado su vida (literalmente) a que los derechos de los niños y las niñas se garanticen y estén por encima de los intereses particulares. Continuaremos apoyando y acompañando de cerca todas las acciones que sean necesarias para que los niños y niñas no estén solos y seamos cada vez más quienes le apostemos a garantizar sus derechos, su educación y su protección, porque estamos convencidos que siendo todos corresponsables ganan los más pequeños, gana la sociedad, ¡y gana el país!


* Encargada temática Reduca en la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos del sector empresarial, para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.