Columnistas

Relación entre Fe y Razón
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
26 de Mayo de 2016


Apreciado lector, el artículo de hoy es una reflexión realizada por el estudiante Marcos (no me autorizó dar los apellidos) del grado 8 del Colegio La Salle de Envigado.

Apreciado lector, el artículo de hoy es una reflexión realizada por el estudiante Marcos (no me autorizó dar los apellidos) del grado 8 del Colegio La Salle de Envigado. El escrito está tal cual él lo escribió. Lo transcribo por la enseñanza que nos deja en este mundo convulsionado.


Lo primero de todo es explicar que son para mí la fe y la razón, empecemos con la primera, la fe no es más que la motivación o inspiración que ha hecho que la humanidad no solo cree sino que también progrese, tanto como cultura y como sociedad, siendo la causa de muchas acciones de diferentes personas a lo largo de la historia, tanto buenas como malas.


La razón es el método no solo de comprender el universo y de lo que le rodea sino también de comprenderse a uno mismo y de la gente a su alrededor, permitiendo analizar todo, tanto en funcionamiento, como componentes. A esta le tomo un enfoque más empírico, creyendo que la razón es el método con el que Dios nos dotó para poder comprender su obra.


Las relaciones de la fe y razón siempre han sido tensas por el mal manejo de ambos conceptos por grupos que toman posturas algo extremistas incluso contra ellos. Estos son los diferentes conflictos, las burlas y ofensas que muchas teólogos o empíricos han soportado en toda la historia, por la ignorancia humana y por las diferencias entre ellas.


Aunque me he desviado, su relación no tiene mayor misterio, la fe es aquello que mueve la curiosidad, la curiosidad mueve al pueblo con diferentes misterios, esto hace que la razón actúe tratando de descubrirlos; de hecho, muchos creyentes en la fe cristiana consideran a la razón como medio de entender a Dios y su obra, que es este universo entero.


Pero antes de sacar cualquier conclusión hay que comprender, por qué estas dos cosas que van de tan de la mano, en concepto, terminaron por formar a dos conceptos separados que hasta hoy en día se odian entre sí.


Lo primero, es ver qué ha cuestionado la razón en la historia, y esto es la existencia de un ser superior (Dios), como regente del mundo y varias otras cosas que cuestionan la fe, tal y como se conoce. Esto ha provocado procesos como la “Santa Inquisición” que buscaban acabar con la razón, provocando la muerte y tortura de miles o docenas de miles de personas racionales; pero la razón no ha sido mejor borrando la religión.


Pero qué tal si vemos que estos dos conceptos del mundo son invenciones del hombre, pues estos aparecieron con la inteligencia del hombre, aunque con el paso de tiempo quienes los predican se atacan entre sí y por cualquier medio posible, desde la literatura hasta la cultura, pasando por la política. Esto causa conflictos innecesarios, entre sí o con otras líneas de pensamiento, con la pretensión de que algún concepto domine a otro. Con la filosofía antigua vino la razón dejando de lado la fe a un lado, pero el siguiente, la edad media, la fe dominó sobre el hombre. Solo hasta ahora se ha podido ver en realidad que ambos conceptos inventados pueden coexistir con el otro, si así se lo propone.


Ahora volvamos al punto de que son creaciones del hombre, al menos el concepto en sí, pues ambos conceptos han sido definidos como algo que puede y debe usarse para tener una mejor comprensión del universo conocido. Ambas son maneras de comprensión de lo inexplicable, para nosotros.


Pero en este momento pasemos al origen. Empecemos con la razón, si vino la capacidad con nosotros sólo faltó desarrollarla; en otras palabras analizar y deducir sobre el entorno, cosa que llevó a la creación de la fe, de los primeros razonamientos del hombre en torno a que algo más grande manejaba el mundo a su antojo, explicando todo fenómeno y misterio conocido por el hombre. Entonces se puede decir que la fe y la razón si deben ir de la mano ya que son producto del hombre.


¿Entonces cuando es qué todo se torció?, la respuesta puede ser la ignorancia humana, al momento de deducir sobre los dioses antiguos y modernos, ellos estaban conformes y pensaban que estaban en lo correcto, de manera individual, claro está, y no tuvieron más curiosidad, matando o tachando de loco al que tenía curiosidad por el mundo. Entonces su relación cual es, pienso que estos dos deben ir de la mano de la humanidad a cada paso, mostrándole otros puntos de vista, indicarle el camino correcto juntos y no por separados.