Economía

Manufacturing slowdown in March would reportedly have been “statistical”
Desaceleración manufacturera en marzo habría sido “estadística”
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
17 de Mayo de 2016


En el periodo comprendido entre abril de 2015 y marzo de 2016, la producción real de la industria manufacturera registró una variación de 2,3%. Por su parte, el resultado obtenido en el año precedente fue de 0,1%.


Foto: Archivo El Mundo 

La producción industrial ha crecido jalonada por la disminución de importaciones.

Según las cifras del Dane, la producción industrial se lanzó un frenazo en su crecimiento en marzo, al llegar a 1,4% respecto al mismo mes del año pasado. Lo que podría resultar preocupante si se toma en cuenta que este indicador venía incrementándose constantemente desde diciembre, llegando a alcanzar en enero 7,9% y en febrero 8,3%. Sin embargo, la explicación no estaría en que la economía se paró de golpe, sino por el lado estadístico.


Así lo enfatizó el economista Daniel Velandia, director de estudios económicos de la firma Credicorp Capital: “Estamos comparando un mes de marzo de 2016 que tuvo Semana Santa y que además vino precedida de un día feriado (lunes 21) contra un marzo (2015) que no tuvo Semana Santa”. Es decir, que mientras el marzo de 2015 fue normal (sólo tuvo el feriado de San José), el de este año tuvo en una semana al menos tres días sin labores, ya que además del jueves y viernes en que se conmemora la pasión y muerte de Jesucristo, ese lunes fue feriado. “Perdimos casi una semana hábil frente a marzo de 2015 y eso tiene un efecto muy fuerte sobre la actividad”, apuntó. 


Por el contrario, señaló Velandia, se esperaría un rebote del indicador en abril ya que en ese mes ocurrió la Semana Santa del 2015, mientras que en este año fue un mes completamente hábil. Es decir, se daría el efecto contrario. “Esto se va a revertir con seguridad en el mes de abril. Estimamos un crecimiento de 10% o más”, agregó. 


El equipo de análisis de Bancolombia coincidió con el director de investigaciones económicas de Credicorp en el efecto que el calendario pudo tener en las cifras.


Lo mismo ocurrió con las cifras de las ventas minoristas, las cuales decrecieron 2,9% en marzo en relación al mismo mes del año pasado, pero vistas anualmente crecieron 2%. Al respecto, comentó Bancolombia: “Al igual que en el caso de la industria, el efecto Semana Santa podría haber jugado en contra del sector, factor que afectará positivamente el desempeño en abril y se normalizará en mayo”.


Y acotó: “Al excluir vehículos el panorama es menos negativo. En efecto, el rubro de vehículos experimentó un descenso anual de 16,9%. De tal forma que al excluir este grupo de mercancías el crecimiento interanual del comercio se ubicó en -0,6%”.


Que lo ocurrido con la manufactura y comercio fue un problema estadístico se refuerza en el hecho de que la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (Eoic) de la Andi registra un panorama positivo en la actividad manufacturera con crecimientos en producción y ventas. “Es importante resaltar que el buen desempeño se explica en parte por la entrada en funcionamiento de Reficar, sin embargo las cifras reflejan un buen comportamiento aun sin tener en cuenta el sector de refinación”, apuntó el comunicado.


Pero quien no coincidió con el optimismo es Guillermo Botero, presidente de Fenalco, quien en su cuenta de Twitter fue enfático: “Estrepitosa caída de comercio en marzo. Todas las líneas empeoraron frente a 2015. La mitad en terreno negativo. Desaceleración es evidente. En año corrido casi todas las líneas menguaron su crecimiento”. Lo único positivo, según Botero, fue que “aun así, empleo crece”.



Contratación crece, pero poco

En el plano laboral, el crecimiento siguió en marzo pero tímido en comparación con la producción y las ventas. El personal ocupado por la industria manufacturera presentó una variación de 1,2% frente a marzo de 2015. Mientras tanto, en lo corrido del año la variación fue 1,6% frente al primer trimestre de 2015. 


Es interesante destacar que mientras el ciclo industrial muestra un crecimiento desde diciembre, interrumpido por la caída de marzo, la contratación es una línea casi plana, con un fuerte aumento del personal temporal en labores administrativas mientras que en producción predominan los contratos fijos.   


Al respecto, señaló el economista Daniel Velandia: “Eso es lo esperado en un escenario de desaceleración de la economía. Si esa tendencia se ratifica, significa que la calidad del empleo se deteriora, y eso es consistente con un ciclo económico bajista como el que estamos enfrentando”, concluyó.