Política

The high risk of Risk Management
El alto riesgo de la Gestión de Riesgo
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
17 de Mayo de 2016


El contralor general de Antioquia, Sergio Zuluaga Peña, exhortó a los alcaldes en el departamento a cumplir la ley de Gestión del Riesgo de Desastres. 18 municipios no cuentan con planes de prevención y otros quince carecen de cuerpos de bomberos.



Sergio Zuluaga Peña, contralor de Antioquia.

Las pérdidas causadas por los desastres naturales han mostrado una tendencia ascendente en el mundo desde los años ochenta, alertó la Contraloría General de Antioquia en un informe elaborado tras los resultados arrojados por la última Encuesta Ambiental que realiza esta entidad de control fiscal.


Es por eso que los hogares pobres y marginados suelen tener menos capacidad para adaptarse a los efectos de los desastres y tienen mayores dificultades para absorberlos y recuperarse.


Tras el estudio, que fue dado a conocer por el contralor regional Sergio Zuluaga Peña, se concluyó que los riesgos de desastres están aumentando, principalmente, como resultado de la creciente exposición de las personas y los activos a fenómenos naturales extremos.


Un análisis detallado muestra que, en los últimos años, la causa primordial ha sido el aumento considerable de la población y los activos ubicados en zonas vulnerables. La migración hacia las costas y la expansión de las ciudades sobre planicies inundables, junto con normas de construcción deficientes, son algunas de las razones de este incremento.


Advierte la Contraloría que en el futuro, el cambio climático tendrá efectos importantes sobre los ecosistemas mundiales, la agricultura y el suministro de agua, el aumento del nivel del mar y la aparición de fuertes tormentas.


Además los patrones históricos por sí solos ya no serán una buena base para la planificación.


“Las estrategias de adaptación eficaces son las que ayudan a manejar los riesgos de desastres a corto y mediano plazo, reduciendo al mismo tiempo la vulnerabilidad a largo plazo” (Fuente Banco Mundial 2014).


Por eso, para este organismo de control uno de los  grandes aciertos de la Constitución Política de 1991 fue incluir como prioridad el tema ambiental, estableciendo que todos los ciudadanos tengan derecho a gozar de un ambiente sano.


En tal sentido la gestión del riesgo es entendida como un proceso social, orientado a la formulación, ejecución, seguimiento y evaluación de políticas, estrategias, planes, programas, regulaciones, instrumentos, medidas y acciones permanentes para el conocimiento y la reducción del riesgo y para el manejo de desastres, con el propósito explícito de contribuir a la seguridad, el bienestar, la calidad de vida de las personas y al desarrollo sostenible.


Ante la posibilidad de que el país vuelva a vivir una temporada alta de lluvias en el segundo semestre de este año, resulta pertinente que los alcaldes de los municipios del departamento de Antioquia le den cabal cumplimiento a la Ley 1523 del 24 de abril de 2012, la cual adopta la política nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y se establece el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y se dictan otras disposiciones.


A los alcaldes


Es por ello que la Contraloría General de Antioquia remitió una circular a los alcaldes de Antioquia exhortándolos a cumplir esa norma legal sobre la Ley 1523 de Gestión del Riesgo, pero también la Ley 1575 General de Bomberos.


Según Zuluaga Peña, los mandatarios municipales, entre otras medidas, deben convocar los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo, actualizar sus Planes de Gestión del Riesgo y deben procurar realizar las apropiaciones presupuestales necesarias para la prevención de desastres.   


Informó que los municipios de Anzá, Buriticá, Mutatá, San Pedro de Urabá, Vigía del Fuerte, Campamento, Vegachí, Angostura, Ituango, San Andrés, Armenia, Dabeiba, Liborina, Caicedo, Rionegro, Amagá, Angelópolis y Apartadó no cumplen con la Ley 1523 de 2012 que ordena que estos tengan implementado el Plan de Gestión de Riesgo y Estrategias de Respuesta.


“Lo grave es que precisamente en dichos municipios se presentaron 86 emergencias en el año 2015 y 2.165 personas se vieron afectadas”, llamó la atención el contralor Zuluaga Peña. 


Destacó el funcionario que según los resultados de la Encuesta Ambiental de este ente de control, se detectó igualmente que aún existen quince municipios que no cuentan con Cuerpo de Bomberos, lo cual derivó en 60 emergencias que no fueron atendidas debidamente, afectando a 5.823 ciudadanos. 


Y reveló que Anzá, Buriticá, Mutatá, San Pedro de Urabá, Vigía del Fuerte, Campamento, Valdivia, Abriaquí, Giraldo, Peque, Uramita, San Vicente, Cáceres, Maceo y Carolina del Príncipe, son los quince municipios que no tienen cuerpo de bomberos reportados en la reciente Encuesta Ambiental de la Contraloría General de Antioquia. 


Ya de estos temas también el Dapard ha alertado a la opinión pública.


Y también se evidenciaron estragos en varios municipios causados por el Fenómeno de La Niña, según autoridades ambientales.



Muy precaria

La Contraloría de Antioquia también llamó la atención sobre que la inversión en gestión del riesgo en los municipios es precaria. 


El comportamiento de la inversión en gestión del riesgo,  según la Encuesta Ambiental, presentó un incremento del 4% pasando de 33.245 millones de pesos en el 2014 a 34.753 millones en el 2015, y el número de emergencias creció un (72%) pasando de 459 en el 2014 a 791 en el 2015.


Lo anterior muestra un desfase entre el crecimiento de la inversión y las emergencias, de igual manera se evidencia lo poco que los antioqueños están preparados para enfrentar las amenazas naturales y antrópicas, que puedan venir en los años siguientes, con motivo del cambio climático si no se toman los correctivos necesarios en este sentido.