Columnistas

Resultó cierto
Autor: Pedro Juan González Carvajal
17 de Mayo de 2016


Algunas premoniciones o denuncias iniciales con respecto a que una situación se está desviando de su cauce normal, y son hechos públicos, inmediatamente tratan de ser desvirtuados o desmentidos por los afectados e involucrados.

Algunas premoniciones o denuncias iniciales con respecto a que una situación se está desviando de su cauce normal, y son hechos públicos, inmediatamente tratan de ser desvirtuados o desmentidos por los afectados e involucrados, teniendo que aceptar que muchos de ellos resultan ser finalmente ciertos.


Resultó cierto que en Irak no había ni armas nucleares ni armas químicas, a pesar de que la mayoría de los países lo sabían, y sin embargo, se toleró que este país fuera atacado y semidestruido. 


Resultó cierto que a pesar de las previsiones, la Corte Internacional de la Haya fallara en contra de Colombia y a favor de Nicaragua, y sin embargo, torpe y obcecadamente se firmó el Pacto de Bogotá.


Resultó cierto que Panamá fuera declarado paraíso fiscal, a pesar de las denuncias de Colombia hace algunos años, y sin embargo, Colombia se “patraseó”.


Resultó cierto que existían cárteles empresariales establecidos desde hace varios años para manipular el mercado, y sin embargo, las autoridades del momento demostraron su ineficiencia o su complicidad.  


Resultó cierto que efectivamente hubo cohecho, y sin embargo, la contraparte sigue sin saldar sus cuentas con la justicia.


Resultó cierto que había sobrecostos en Reficar, y sin embargo, los directamente responsables, no actuaron ni a tiempo ni con diligencia.


Resultó cierto que había negociados alrededor de la alimentación estudiantil en La Guajira, y sin embargo, las denuncias iniciales fueron desatendidas.


Resultó cierto que en este gobierno se daría una nueva Reforma Tributaria, y sin embargo algunos le creyeron a la promesa de que se firmaba sobre mármol que no habría reforma tributaria bajo ninguna circunstancia.


Resultó cierto que había desórdenes administrativos en la Policía Nacional, y sin embargo, si no es por la denuncia periodística, no hubiera pasado nada.


Resultó cierto que el cambio climático es un fenómeno real, y sin embargo todavía creemos que hay que agradecer a los gobiernos, el tomar cartas en el asunto. 


Resultó cierto que el fenómeno del niño iba a ser el más fuerte de nuestra historia, y sin embargo, no se tomaron las previsiones del caso y estuvimos al borde de un apagón.


Se venía anunciando que al niño lo seguiría la niña, y sin embargo, no se tomaron las previsiones del caso y se avecina un invierno desastroso.


Por otra parte, resultó cierta la intención de Trump por aspirar a ser el candidato de su partido a la Casa Blanca, y sin embargo, las huestes republicanas se quedaron quietas y hoy no saben que hacer.


Situaciones muy particulares se están viviendo en Norteamérica con ocasión de la actual campaña política. Por un lado, y como diría Hamlet, “parece que algo huele mal en el país de Gales…”.  La presencia de un candidato demócrata con corte socialista como Sanders y el crecimiento en favorabilidad de un candidato pendenciero del partido Republicano, muestran a las claras que existe algún nivel de inestabilidad y desorientación dentro del imperio. 


Hace algunos años Al Gore del partido Demócrata perdió la presidencia con George Bush II por que el sistema electoral norteamericano, que es un todo un enredo, dio pie para que ganara en el Estado de la Florida, el candidato republicano, hermano mayor del entonces Gobernador, el señor JefZ Bush, como si se tratara de unas elecciones en el más tropical de los países tercermundistas.


El Imperio Romano se demoró 500 años en colapsar, la Unión Soviética solo duró cerca de 50 años, lo cual da cuenta de que todos los imperios que en el mundo han sido, en algún momento de la historia desaparecen. Recordemos a nuestro gran filósofo criollo, Darío Gómez, que sentencia con claridad Socrática que “No hay nada eterno en el mundo”.