Economía

“Gana” is the only wagerer on the Chance’s franchise (traditional lottery)
Gana es el único apostador a la concesión del chance
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
15 de Mayo de 2016


Después de una primera licitación que quedó desierta y que amenazaba a dejar a Antioquia sin el conocido juego, la situación pareciera ir camino a una definición.


Foto: Giuseppe Restrepo 

La marca Gana es la actual operadora del chance en Antioquia.

La empresa Réditos Empresariales, propietaria de la marca Gana, fue la única que presentó ayer su propuesta para el contrato de concesión de la operación del chance en Antioquia. Falta esperar ahora la decisión del Comité Evaluador designado, cuya respuesta positiva o negativa se deberá dar el próximo martes 17 de mayo.


Así lo informó Ofelia Velásquez, gerente general de la Beneficencia de Antioquia (Benedán-Lotería de Medellín), entidad encargada de la licitación, quien recordó que el comité: “Debe revisar si se cumplen los requisitos jurídicos (también llamados habilitantes) y los establecidos en la licitación. Luego trasladamos esa calificación a la empresa que se presentó, que tiene tres días para objetar o para acoger la calificación”.


En caso de que la dueña de la marca Gana sea calificada positivamente y acepte su calificación se anunciará oficialmente el 26 de mayo que es la encargada del chance, apuntó Velásquez y agregó: “Este contrato empieza el 1 de junio de 2016 y se extiende hasta el 30 de mayo de 2021”.


La gerente general de Benedán señaló que el proceso licitatorio “se ha desarrollado de manera normal bajo los parámetros de la Ley 643”. Sin embargo, esta convocatoria que se cerró ayer fue la segunda para el chance, ya que la primera, que duró hasta el pasado 30 de marzo, fue declarada desierta por falta de oferentes.


En aquel momento se esperaba que Gana, actual concesionaria del contrato, se presentara, pero no lo hizo por considerar que “algunos puntos incluidos allí no estaban acordes con la interpretación de la Ley de Juegos, lo que hacía que ninguna persona jurídica pudiese cumplir con el contrato”, según aseguró la compañía de apuestas en un cuestionario respondido a este periódico.


Aparte de los requisitos técnicos y jurídicos que se debieron cumplir para haber participado en la licitación, el concesionario ganador tendría que responder por un contrato que tiene una rentabilidad mínima de $273.684 millones en el lustro de la concesión, que significa un incremento del 22,1% en comparación con el actual contrato que opera Gana hasta el próximo 31 de mayo.


Ante ello, la Federación Colombiana de Empresarios de Juegos de Azar (Feceazar) expresó en un comunicado su desacuerdo con que en los procesos licitatorios “se hagan exigencias económicas diferentes a las autorizadas en la Ley 643 y 1393 de 2010 y se contemplen figuras como la reversión, desconociendo la inversión en infraestructura y tecnología que las empresas de chance han realizado para fortalecer y consolidar la operación”.


Ante estos señalamientos, la gerente de Benedán sostuvo que todos los pliegos se han hecho ajustados a las leyes: “Los contratos de concesión de chance son atípicos, se rigen por la Ley 643 de 2001 y la 1393 de 2010, son contratos  a cinco años que no tienen un valor cerrado sino que tiene una rentabilidad mínima, que se calcula de acuerdo con los ingresos mensuales del último año (del actual consorcio) para la proyección de sacar la licitación”.



Habla Gana

Carlos Enrique Salazar, gerente general de Gana, consultado vía correo eléctrónico por su presentación de oferta para el chance, dijo: “En Réditos Empresariales (dueña de Gana) nos sentimos muy satisfechos de haber podido presentar nuestra propuesta para esta nueva licitación. Esperamos continuar siendo el operador de las Apuestas Permanentes de Antioquia por cinco años más, tal como ha sucedido en los diez años que hemos estado al frente de este importante contrato”.


Consultado sobre si cambiaron las condiciones que se objetaron en un principio por parte de la Federación de Juegos de Azar, respondió: “Durante el desarrollo del actual proceso licitatorio, Benedán profundizó en el estudio del régimen propio de los Juegos de Suerte y Azar e hizo los ajustes necesarios  para garantizar las mejores condiciones del contrato en el marco de lo que determina la ley en este aspecto”.