Mundo deportivo

Key week at the Giro
Semana clave en el Giro
10 de Mayo de 2016


Los primeros ascensos y una cronometrada de m醩 de 40 kil髆etros pondr醤 a prueba a los aspirantes a la maglia rosa.


Foto: EFE 

Los ciclistas Moreno Moser y Rigoberto Urán (derecha), del equipo Cannondale, a su llegada ayer al aeropuerto de Amsterdam, Holanda, antes del viaje a Italia.

Redacción-EFE


Tras la primera jornada de descanso y el traslado desde Holanda hasta el sur de Italia, el Giro presenta esta semana sus primeros exámenes serios, con el primer final en alto del jueves y sobre todo, con la contrarreloj del domingo, que seguramente marcará las primeras diferencias importantes en un recorrido de 40,4 kilómetros.


Los favoritos reanudan hoy la carrera en un pañuelo de 21 segundos desde la contrarreloj inicial. El alemán Marcel Kittel, protagonista con un doblete, defenderá los días que pueda la maglia rosa, por delante del holandés Tom Dumoulin y del costarricense Andrey Amador.


El italiano Vincenzo Nibali, undécimo, es el primero de los candidatos. Alejandro Valverde se encuentra a 5 segundos del Tiburón, los colombianos Esteban Chaves y Rigoberto Urán a 11 y 14, respectivamente, y Mikel Landa a 21.


“El Giro vuelve a comenzar el martes (hoy) y lo más importante es que hemos llegado a Italia con el cuerpo y los objetivos intactos”, dijo el italiano Giovanni Visconti, del Movistar, equipo que espera pasar “las etapas peligrosas” para que su líder Valverde llegue en las mejores condiciones a la crono del domingo.


Y es que no será fácil la semana. La etapa de hoy unirá Catanzaro y Praia a Mare y a 10 kilómetros de meta espera un ascenso de apenas 2 kilómetros con rampas del 18 por ciento. Una dificultad que puede disuadir a los velocistas y poner a prueba a los favoritos, que podrían volver a verse las caras mañana en la larga jornada de 233 kilómetros con meta en Benevento, con final en cuesta.


Pero la primera gran prueba será la del jueves con la meta al final de un puerto de 18 kilómetros que desemboca en Roccaraso (2ª categoría), con pendientes del 12 por ciento y unos últimos 1.000 metros donde habrá batalla entre los ilustres.


Tras la etapa del viernes, larga, de 211 kilómetros, el fin de semana aportará como atractivos la carretera de tierra, el "sterrato" del Alpe di Poti, a 9,8 kilómetros de la meta de Arezzo.


Y el domingo otro duelo individual en la cronometrada de 40,4 kilómetros de Chianto, que dejará al descubierto el estado de forma de los aspirantes a la maglia rosa.


El Giro llega a su terreno natural e irá adquiriendo el tono competitivo a medida que avancen los días. Una carrera que guardará sus mejores secretos para el final.