Columnistas

¿Qué es lo que pasa en Colombia?
Autor: Mariluz Uribe
10 de Mayo de 2016


Me permito con todo el respeto por Juan C. Uribe, mi primo que ya pasó a mejor vida, resumir por aquí los artículos que me publicó en su periodico Internet “Realidades Económicas y Sociales”. Veo que sigue siendo urgente hablar de estos temas!

Me permito con todo el respeto por Juan C. Uribe, mi primo que ya pasó a mejor vida, resumir por aquí los artículos que me publicó en su periodico  Internet  “Realidades Económicas y Sociales”. Veo que sigue siendo urgente  hablar de estos temas!


Estamos acostumbrados  a mirar los hechos aislados: la guerra civil en que vivimos, el narcotráfico, el desplazamiento, el desempleo, todo lo que sucede, aquí y creo en el mundo entero, como si las cosas se dieran solas, como si  no existieran razones para ello. Olvidamos mirar las causas, la razón por la cual se producen ciertos efectos. Olvidamos mirar las Totalidades: la forma en que una cosa está relacionada con otra.


Nada surge porque sí, nada está inconexo. Todos observamos los fenómenos (del griego fainos: lo que aparece, lo que se ve). ¿Pero dónde está el noúmeno, lo que la realidad es en sí y que se esconde bajo una apariencia? 


¿Cuál es la causa de la violencia que impera en nuestro país? ¿Un lugar donde violaron, maltrataron y mataron indígenas en nombre de la espada y de la cruz, como pintan el arribo de Colón? ¿Un lugar a donde llegaron  negros esclavizados? ¿Donde llegaron españoles aventureros, incluyendo los que salieron de cárceles, burdeles, manicomios y hospitales, como explica Germán Arciniegas en Biografia del Caribe?


¡La migración a América del Sur fue de aventureros en busca del oro, la de Norteamérica fue de puritanos que quisieron encontrar un lugar dónde vivir una religión que discrepaba de la oficial de Gran Bretaña.


Por algo tenemos la malicia que nos caracteriza y ayuda en muchas cosas y vemos a los del norte inocentes y sorprendidos respecto de otras.


Somos el extracto del doblegamiento y del resentimiento. Sometidos y arriesgados, buscadores de riesgos, tenemos que ser belicosos. Si hay un Instinto de Vida, hay un Instinto de Muerte que explota  cuando el de Vida esta coartado. (W. Reich). 


¿Si no hay paz en los hogares, cómo la va a haber en el país?  


La paz no existe per se, es una consecuencia de algo. Toda adicción, como la de los violentos a la violencia, como la de los demás a la pasividad, hay que cambiarla, no se puede caer en el vacío, la nada no existe.


La paz comienza por casa y por nosotros mismos, por aquello tan sencillo que olvidamos todos los días: Amar al otro como nos amamos a nosotros mismos.


¿Cuándo conoceremos una persona satisfecha consigo misma; una pareja, una familia que se ame y tolere? Ese día comenzará a cambiar nuestro país. 


¡Empecemos el cambio nosotros mismos!  Somos valientes para criticar, echar bala, quemar, romper y robar. Asumir riesgos, ser políticos, astronautas, milagreros, que sé yo, de todo, no nos ponemos límites, pero no somos capaces de hacer nada que implique un cambio propio. Comencemos por ahí, si combatimos las causas estaremos combatiendo los efectos.


Psicóloga PUJ y Filóloga U de A