Economía

Climate and exchange rate have influence upon food
El clima y tasa de cambio inciden en alimentos
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
9 de Mayo de 2016


Las cosechas toman tiempo, tanto de cultivos permanentes como transitorios, y seguramente las mejoras en el clima contribuirán a establecer un mejor panorama en la oferta de alimentos en el segundo semestre.


Foto: Archivo El Mundo 

El Sipsa se basa en los precios mayoristas, en el abastecimiento de alimentos e insumos y factores asociados a la producción.

En el mes de abril respecto a marzo de 2016, descendieron las cotizaciones mayoristas de las frutas frescas, los tubérculos, raíces,  plátanos y los cereales. En contraste, subieron los precios de las verduras, las carnes y pescados, los procesados, y los lácteos y huevos según el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa).


De acuerdo con Rafael Mejía López, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), “los dos factores que siguen incidiendo en la inflación de alimentos son: clima y tasa de cambio. Aunque se han presentado algunas precipitaciones, el fenómeno de El Niño apenas está entrando a su etapa de debilitamiento”.


Por su parte, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) indicó que este mes cayeron las cotizaciones de la manzana y la pera importadas, la papaya Maradol, la granadilla, la naranja Valencia y el mango Tommy, entre otros productos. En el caso de la manzana verde importada, la caída del precio por segundo mes consecutivo obedeció al incremento en el abastecimiento desde Chile. 


En los tubérculos, descendió el precio mayorista de las papas criolla limpia y sucia, nevada y capira y la yuca ICA. 


En este sentido, también bajaron las cotizaciones del arroz de primera, los maíces blanco y amarillo trillados y el fríjol nima calima, mientras que subieron las del garbanzo importado y el fríjol cargamanto. 


En contraste, en abril aumentaron los precios mayoristas del pimentón, la arveja verde en vaina, la cebolla cabezona blanca, la remolacha, la ahuyama y el chócolo mazorca. 


De igual forma, aumentó el precio de la carne de res, de las sardinas en lata, el aceite vegetal mezcla, las galletas saladas y las pastas alimenticias, entre otros productos. 


Los comerciantes informaron al Dane que según los ganaderos en la costa Atlántica, la ausencia de lluvias sigue afectando la alimentación de las reses, por lo cual la cantidad de animales para sacrificio ha disminuido. 


Por último, aumentaron los precios de los quesos, así como de los huevos rojos. En el caso del queso costeño, el alza de la cotización se registró debido a la poca disponibilidad desde Magangué (Bolívar) y Pivijay (Magdalena).


Y explicó Mejía López que para la avicultura, porcicultura y lechería especializada, un insumo fundamental es el maíz; el cual es importado. “Tenemos una volátil tasa de cambio que en términos generales ha estado muy por encima a los $1.800 - $2.000 por dólar desde hace más de un año. Esto afecta los costos de producción y, por lo tanto, hay transferencia al consumidor final que vemos en el comportamiento de la inflación”, agregó. 


Asimismo, a pesar del crecimiento en la producción del sector avícola con un 6,6% durante el primer trimestre, para los avicultores continúa la preocupación del costo de las materias primas. 


En ese sentido, advirtió el presidente de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), Andrés Valencia, que ”a partir de mayo las importaciones de maíz tendrán un arancel del 14.7%, encareciendo la materia prima al momento de importarla al país, debido a que la cuota sin arancel proveniente del TLC con Estados Unidos ya se está agotando”. 


Finalmente, Mejía López sostuvo que se espera que baje la inflación para el segundo semestre del año.



Preocupación sobre oferta

El director de la SAC expuso que si efectos de la inflación continúan, los productores pueden preparar sus siembras ahora, pero no tendrán suficiente oferta de alimentos. “Porque no se presentaron siembras el año pasado, y en el caso del arroz, hubo algunos retrasos sobre las mismas. En cuanto a ganadería de carne y leche, otro factor que afectó su producción fue la falta de pasturas, también producto del fenómeno de El Niño”, indicó Mejía López.