Mundo deportivo

The duel pushed Caterine forward
El duelo impulsó a Caterine
7 de Mayo de 2016


La segunda parada de la Liga de Diamante se realizará el próximo sábado 14 de mayo en Shanghái (China), pero el triple salto femenino volverá a competencias en la tercera cita, en Rabat (Marruecos), el domingo 22 de este mes.


Foto: EFE 

Caterine Ibargüen se convirtió en la gran protagonista de la reunión de Doha.

Resumen EFE


Más sufrido de lo esperado, pero no por eso menos emotivo y trascendental. Caterine Ibargüen tuvo que emplearse a fondo para imponerse en la primera prueba puntuable de la Liga de Diamante 2016, donde encontró una fuerte resistencia de la venezolana Yulimar Rojas, segunda.


La colombiana, quien no pierde una prueba desde que se colgó la plata en los Olímpicos de Londres 2012, tuvo que ofrecer su mejor versión en la capital de Catar para doblegar a una Rojas que mediado el concurso lideraba la prueba con una marca de 14,79 metros.


Una clasificación a la que Ibargüen, vigente campeona del mundo al aire libre, tan sólo pudo dar la vuelta en su quinto y penúltimo salto, en el que el duelo pareció impulsarla hasta alcanzar unos espectaculares 15,04 metros, mejor marca mundial del año.


Registro que no intimidó a la joven venezolana, quien se proclamó el pasado mes de marzo campeona del mundo de la especialidad en pista cubierta, y quien en su quinta tentativa firmó un salto de 14.92 metros, aunque debido al excesivo viento favorable, Rojas tendrá que “conformarse” con los 14,79 metros de su tercer salto como nuevo récord nacional de Venezuela.


Una marca que Ibargüen, quien tiene como principal objetivo este curso lograr la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río, volvió a superar en su sexto y último salto, en el que la colombiana alcanzó los 14,98 metros.


En sus dos primeros saltos, Ibargüen alcanzó 14,46 y 14,77. Después tuvo dos saltos nulos y en los dos últimos aseguró el oro.


Marcas que anticipan el espectacular duelo que Ibargüen y Rojas protagonizarán en el presente curso, en el que las dos saltadoras sudamericanas se perfilan como las grandes favoritas para alzarse con el título olímpico en Río.


“Es mi gran objetivo, mi gran sueño y si existe la posibilidad de llevar esta medalla a mi casa y a mi país sería un honor, pero no lo consideraría un fracaso si ocurriera lo contrario. Siempre que pueda haré que suene el himno de mi país vaya donde vaya”, afirmó la atleta del Urabá antioqueño refiriéndose a los Juegos de Río.


La triple saltadora aseguró que se siente arropada por Colombia para conseguir esa medalla que sería la primera presea de oro en atletismo para el país en unos Olímpicos.


“Estoy contenta por comenzar la temporada realizando un salto por encima de los 15 metros. Seguiré trabajando duro y pienso batir el récord del mundo, que no se ha tocado desde hace 20 años”, dijo la colombiana en referencia al récord establecido en 1995 por la ucraniana Inessa Kravets, quien saltó 15,50 metros.