Columnistas

Don Mateo Rey
Autor: Sofia Alejandra Gaviria Correa
4 de Mayo de 2016


Ramón Elejalde Arbeláez es uno de los máximos perfiles antioqueños del humanista comprometido con los principios del Partido Liberal. Surgió de las bases del Liberalismo en el municipio de Frontino.

Ramón Elejalde Arbeláez es uno de los máximos perfiles antioqueños del humanista comprometido con los principios del Partido Liberal. Surgió de las bases del Liberalismo en el municipio de Frontino y ha obrado, a lo largo de su vida, a nombre de nuestra colectividad, como diputado, parlamentario, profesor y decano universitario, ensayista y columnista de opinión, labores a través de las cuales se ha convertido en un pensador que hace parte de lo mejor de la inteligencia viva del Partido Liberal, modelo de la tenacidad, de la honestidad, de la dedicación, de la potencia, de la sensatez y de la capacidad directiva en favor del bien común necesarias para contribuir justamente al avance intelectual y social del país.


En su desempeño cívico, social y académico, este caballero, adalid en numerosos campos del funcionamiento de la patria, ha sabido utilizar sus aptitudes especiales para aplicarlas, además de lo teórico, a lo práctico, en el manejo de importantes procesos conducentes al desarrollo del país.


En la Feria Internacional del Libro de Bogotá, que acaba de terminar, este eterno propagador de los principios liberales presentó su nuevo libro, “Don Mateo Rey”, un compendio de “crónicas de barbarie en el Occidente Antioqueño”. En él, se narran hechos reales sufridos por la población de Frontino, en los últimos tres decenios, constituyéndose en un “zoom” al drama de un municipio que se repitió, con dolor, en muchos otros municipios de Colombia, como Trujillo, Valle; El Salado, Bolívar, o Aguachica, Cesar, por sólo mencionar algunos, donde,  a causa de la ausencia de la Ley, campearon primero las diferentes guerrillas y después el paramilitarismo, mostrando todas sus aristas de horror y de sevicia.


Los habitantes del Occidente Antioqueño, a fuerza de lágrima, tuvieron que acostumbrarse a la atrocidad de estos actores armados, luego de que fuera cruento el balance que dejara la violencia partidista de los años cuarenta y cincuenta en esa región. 


Ramón Elejalde nos cuenta detalles tenebrosos: “El Camino al Cielo” le llamaban al carro de los paramilitares que recorrían la zona, pues quien se subía a él, nunca volvía.  Nos recuerda también al concejal valiente, que, en una presentación de los paramilitares, se levantó para protestar por la violencia, sabiendo que eso le iba a costar la vida. O la historia del loquito del pueblo a quién, con frialdad calculada, convocaron a una cita con la muerte. 


Personalmente, fui testigo del horror que retrata Elejalde en los 29 subcapítulos del texto. El municipio de Frontino fue el lugar donde pasé los días más felices de mis años de infancia.  Pero, como recordaba mi hermano Guillermo en una de las cartas escritas durante su cautiverio, la guerrilla y los paramilitares nos robaron la sonrisa de esos recuerdos maravillosos: el EPL secuestró a nuestra madre y las Farc quemaron nuestra casa.


La lectura de estas páginas me ha puesto a pensar en que, a pesar de todo, mis hermanos y yo fuimos afortunados, porque podíamos evadirnos de ese horror cuando regresábamos a la ciudad; mientras que los campesinos tenían que quedarse, sufriendo día a día la atrocidad del Frente 34 de las Farc, o del Bloque Quinto de las autodefensas.


Uno de los mandos guerrilleros del EPL, los que secuestraron a mi madre, terminó por convertirse en el inclemente jefe del paramilitarismo en la zona. “Don Mateo Rey” hace la crónica de cómo distintas personas, hijas de una cultura violenta y destructiva, fueron pasando de un bando a otro y presenta la saga de cómo los hijos de los muertos de esa violencia se repartieron entre grupos armados de izquierda o de derecha, para seguir en la espiral de sangre…  De igual modo, muestra cómo los que han ejercido la violencia terminan paranoicos porque no pueden confiar en nadie: nadie los quiere, sólo les temen.   Así, terminamos constatando cómo ellos mismos se dan cuenta de que tomaron la decisión equivocada de dejarse envolver por la hélice sanguinaria que ha devastado a Colombia, en la cual, como aquella sentencia bíblica que recordara el Papa León I “El Magno” al implacable Atila: “Quien a hierro mata a hierro muere”.


Ramón Elejalde enfoca, en un momento y en un lugar determinados, una violencia producto de una violencia anterior y nos abre los ojos ante la falta del Estado para prevenir y erradicar esa brutalidad.  “Don Mateo Rey” es un libro sobrecogedor que dice muchas verdades nunca antes publicadas.  Y es, a la vez, una reflexión absolutamente necesaria, porque, al describir los hechos siniestros que hemos padecido los colombianos, a través de los decenios, en nuestros campos verdes, nutridos por la sangre de miles de inocentes, nos reafirma en la convicción de que si seguimos en ese círculo vicioso, nunca podremos lograr el equilibrio indispensable para que no tengamos que llorar a más de los nuestros caídos por el fragor de la barbarie irracional.


 *Codirectora del Partido Liberal


Presidenta Comisión de Derechos Humanos del Senado