Columnistas


Los cambios ministeriales
Autor: Ram髇 Elejalde Arbelaez
1 de Mayo de 2016


Los cambios en siete ministerios anunciados por el presidente Juan Manuel Santos son un buen intento por acertar y por darle participaci髇 a grupos humanos y regiones con escasa presencia en el Gobierno.

Los cambios en siete ministerios anunciados por el presidente Juan Manuel Santos son un buen intento por acertar y por darle participación a grupos humanos y regiones con escasa presencia en el Gobierno, en personas que en su mayoría son  idóneas y con alguna representatividad. Igualmente anunció el doctor Santos un cambio en las denominaciones de algunos cargos en la Presidencia de la República y dio a conocer algunos nombres que ocuparán esas posiciones.


El llamado gabinete para la paz y el postconflicto presenta figuras que no es usual ver en el alto gobierno. Por fin una persona de color llega a un ministerio después de muchísimos años, como es el caso de Luis Gilberto Murillo, designado como ministro del Medio Ambiente. Era hasta ahora el gerente del Plan Pacífico de la Presidencia de la República, chocoano de nacimiento y de un origen humilde. Acertada y justa esta designación con un pueblo y una región harto olvidada y discriminada.


Clara López Obregón es una mujer culta, capaz y reconocida opositora a los últimos gobiernos. Si bien proviene de familias tradicionalmente poderosas es una persona que siempre ha estado vinculada a partidos de izquierda, opositores a los gobiernos de turno. Su designación ha causado una profunda división en el Polo Democrático y su vinculación al gobierno la debió sopesar mejor el Presidente de la República con el fin de no fraccionar un respetable partido de oposición. A la oposición se le debe facilitar su trabajo y no se intenta despedazarla. Todo esto no obsta para reconocer que la presencia de voces diferentes dentro del gobierno lo refresca y le dan un segundo aire, tan necesario en momentos de decaimiento de la imagen presidencial ante la opinión pública. 


Con Jorge Eduardo Londoño, nuevo ministro de Justicia pasó igual a lo sucedido con Clara López. Londoño pertenece al partido Verde, otro partido en la oposición que con este nombramiento ha recibido un fraccionamiento que no es deseable para la democracia. Los nombramientos debieron contar con el beneplácito de sus partidos para que los elegidos tuvieran una verdadera representación política en el gabinete. Londoño tiene todos los pergaminos personales y académicos para el cargo, hoy es el decano de la facultad de Derecho de la Universidad Santo Tomás en la sede de Tunja. Es un reputado Magister en Derecho Constitucional y un avezado y ponderado dirigente político. 


La doctora Elsa Noguera llega a la cartera de Vivienda y lo hace después de demostrar su capacidad como administradora de lo público. En su natal Barranquilla ha demostrado con creces que tiene todos los merecimientos para el cargo al que la han designado. Su nombramiento es un positivo mensaje para el departamento del Atlántico y para Cambio Radical, partido que domina en la capital de ese Departamento. El reto que tiene la señora Noguera es superar a un excelente funcionario como lo fue el doctor Luis Felipe Henao.


German Arce en Minas, Luis Eduardo Rojas en Transporte y María Clara  Lacouture en Comercio, son menos conocidos nacionalmente pero representan regiones o expresiones políticas que requieren presencia en un gabinete para la paz y el postconflicto.