Mundo deportivo

The path to forge greatness
El camino para forjar la grandeza
Autor: Juan Felipe Zuleta Valencia
29 de Abril de 2016


Mañana se realizará en Medellín el Grand Prix Ximena Restrepo, certamen que reunirá a grandes atletas del país y otras figuras internacionales. También será escenario para varias promesas nacionales que buscan figurar.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Juan Guillermo practica lanzamiento de martillo hace cuatro años.

A las seis de la mañana el profe Armin Luna ya está en la pista del Alfonso Galvis dando instrucciones a su pupilo, quien lanza las cuatro jabalinas con las que entrena, una y otra vez. El profe Luna lo corrige y le ilustra con ademanes los movimientos adecuados para que el lanzamiento siguiente sea mejor. 


Luis Yesid repite los mismos pasos en cada ensayo, aproximadamente por hora y media hasta que el Profe le señala el final del entrenamiento. En la tarde tendrá que volver a reanudar la misma rutina.


Mientras Yesid termina, el Profe Armin continúa y Juan Guillermo apenas comienza. Abrigado con una chaqueta que le ayuda a conservar el calor muscular, Guillo llega arrastrando cuatro martillos hasta la jaula de lanzamiento donde lo espera su entrenador. Luego de un saludo rápido y algunas indicaciones, Juan Guillermo entra en acción; frota sus manos, toma un martillo y comienza a moverse sobre su propio eje con una cadencia lenta hasta que aumenta la velocidad, sus brazos impulsan el martillo por arriba de su cabeza y lo lanza por los aires hasta que aterriza a unos 50 metros de distancia.


“No Guillo, estás muy demorado”, dice el Profe Luna, desaprobando el lanzamiento. Lo llama fuera de la jaula y le enseña un video que grabó hace unos segundos, donde le muestra los errores puntuales. 


En quince minutos Juan Guillermo acusa en su rostro la fatiga, suda copiosamente, mientras lanza y recoge los martillos pacientemente para volver a empezar. “Bien Guillo, viste, ahí sí”, grita su entrenador, mientras el muchacho agradece con una sonrisa tímida.


Juan Guillermo Romaña tiene 19 años y Luis Yesid 18, ambos estarán compitiendo mañana en el Grand Prix Internacional Ximena Restrepo que reunirá a grandes atletas del país, como Caterine Ibargüen y Yosiris Urrutia, quienes competirán desde la próxima semana en la Liga de Diamante.


Caterine Ibargüen competirá en el salto triple. La medallista olímpica nacida en Apartadó se convierte sin duda en el gran atractivo del evento. Pero a su presencia se suman atletas de trece países distintos; destacan: Costa Rica, Puerto Rico, Chile, Nigeria, Brasil, Cuba, Venezuela y Holanda. De esta forma el Grand Prix se convierte en uno de los grandes eventos deportivos que alberga Medellín este año.


Hacerse un espacio entre los grandes


Mientras todas las miradas en estos certámenes apuntan hacia las figuras consagradas como Caterine Ibargüen, y donde muchos otros atletas consolidados luchan por marcas olímpicas -como en este evento-, otros deportistas, más jóvenes, convierten este escenario en plataforma para impulsar sus carreras deportivas y dar el salto de las categorías juveniles a las mayores.


Juan Guillermo nació en Apartadó. Desde los 13 años practica lanzamiento de martillo, vive y estudia en la ciudad gracias a la oportunidad que le dio su talento natural y que le abrió las puertas del deporte. En sus palabras evidencia inteligencia y un espíritu crítico sobre varios temas. Estudia terapia respiratoria, por lo que tiene una visión particular de la crisis ambiental que vivió la ciudad hace un par de semanas y donde los deportistas de élite como él se vieron directamente afectados. “Yo creo que esa crisis fue importante, porque aprendimos a concientizarnos que el medio ambiente necesita de nosotros. Vimos por fin que todas nuestras acciones tienen consecuencias y nos perjudicaron a todos; deportistas y personas del común, pero creo que ayudó a razonar y a cuestionarnos sobre cómo nos va a afectar la contaminación”.


Así de crítico se muestra también con su desempeño deportivo: “En el Grand Prix tengo muchas expectativas. Realmente no he tenido una buena temporada, he estado flojito. Creo que psicológicamente, porque físicamente estoy bien. Espero que salga un buen tiro o una buena marca si no igual sigo trabajando con ganas”.


Jóvenes atletas como Guillo o Yesid son una fuerza callada que entrenan día a día durante años con la esperanza de que llegue un día donde su trabajo lo respalde el éxito y el reconocimiento público. Podría ser este sábado o en los eventos siguientes. Mientras les llega su hora, ellos aguardan, porque la paciencia también se entrena.