Columnistas


La concentración del poder en Colombia
Autor: José E. Mosquera
28 de Abril de 2016


Hace cuatro años el economista y reconocido historiador Adolfo Meisel Roca, publicó una investigación sobre el reparto del poder ministerial en el país, en relación con la costa Caribe.

Hace cuatro años el economista y reconocido historiador Adolfo Meisel Roca, publicó una investigación sobre el reparto del poder ministerial en el país, en relación con la costa Caribe: ¿Quién manda aquí? Poder regional y participación de la Costa Caribe en los gabinetes ministeriales, 1900-2000. Una investigación que a grandes rasgos examinó con filigrana la composición regional de los diferentes gabinetes ministeriales durante el siglo XX. La finalidad de su trabajo fue dar conocer la influencia regional, tanto en el número de ministros como en el tipo de ministerios.


Demuestra que consuetudinariamente el poder se ha concentrado en la región andina: Bogotá, Antioquia, Valle y los departamentos del Eje Cafetero, con la mayoría de los nombramientos en las diferentes carteras ministeriales. Un trabajo que pone en contexto la inequidad en la concentración en el reparto del poder ministerial, entre la región andina y las otras regiones de la periferia. De hecho, refleja en cierto modo los desequilibrios que existen en el desarrollo nacional, entre el centro y la periferia del país.


El trabajo de Meisel evidencia que de los 702 colombianos que fueron ministros en el siglo XX, 130 fueron de Bogotá, 118 de Antioquia y 61 del Valle del Cauca, mientras que en el caso de la costa Caribe, el Atlántico tuvo 28, Bolívar 24, Magdalena 11, Cesar 9, Córdoba 9, Sucre 6, Guajira 3 y San Andrés ninguno.


Igualmente examinó que en las primeras décadas del siglo XX, el ministerio de Hacienda estuvo en poder de los antioqueños. Entre tanto, Educación y Gobierno fueron ministerios ocupados por los vallecaucanos.  Plasma que en el Censo de 1993, la Costa Caribe tenía el 20,7% en la población del país. Sin embargo, en el reparto del poder solamente 90 costeños fueron designados ministros en el siglo XX. Es decir, el 12,8% de los nombrados.


También pone en contexto los desequilibrios que hay en la propia costa, en cuanto a la concentración de ese poder. Además, señaló que de los ministros que tuvo la costa del Caribe en el siglo XX, la mayoría fueron del Atlántico, Bolívar y Magdalena, en cambio, La Guajira tuvo poca representación en los gobiernos nacionales en los tres siglos solo ha tenido seis ministros. Es decir uno cada 50 años. 


Hace un año el diario La República, actualizó la cifra donde se indicó que en los últimos 115 años, 786 colombianos han tenido el privilegio de ser ministro, donde igualmente se observa que el llamado triángulo del poder de las élites de Bogotá, Antioquia y Valle, continúan concentrando la riqueza y el poder en el reparto ministerial, seguidos por Santander, Boyacá, Caldas, Cauca, Atlántico, Bolívar, Norte de Santander, Magdalena, Nariño, César, Córdoba, Sucre, Quindío, Risaralda, Chocó, Guajira y Meta.


En el caso de los nuevos departamentos: Arauca, Casanare, Guainía, Guaviare, Putumayo, San Andrés y Providencia, Vaupés y Vichada, ninguno ha tenido un ministro.  


En el caso del Chocó, en toda la historia ha tenido siete ministros, con el nombramiento de Luis Gilberto Murillo Urrutia, en el ministerio del Medio Ambiente, vuelve a tener un ministro después de 63 años, en el llamado gabinete para la paz y el postconflicto. El último chocoano en haber ocupado una cartera ministerial había sido Manuel Mosquera Garcés, quién ocupó la cartera de Educación en 1953, durante la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla. En conclusión: el desequilibrio en el reparto de los nombramientos de los ministros, refleja hasta cierto punto la inequidad en el desarrollo nacional entre la región andina y la periferia del país.