Fútbol en el Mundo

Atlético won the first battle
Atlético ganó la primera batalla
Autor: Juan Felipe Zuleta Valencia
28 de Abril de 2016


Una joya de Saúl, cuando el partido apenas se armaba, le dio la victoria a un Atlético de Madrid que fiel a su estilo, asestó el golpe, soportó los embates del Bayern y venció en un Calderón exuberante.


Foto: EFE 

Saúl celebra el golazo que le dio la victoria al Atlético.

Una marea rojiblanca se apostó desde temprano alrededor del estadio. Decenas de bengalas iluminaron de un rojo intenso la tarde-noche a las afueras del Vicente Calderón. Fue un escenario apabullante, coronado con el recibimiento majestuoso de la hinchada dentro del estadio. “Te amo” fue la frase que plasmó en un tifo monumental la afición colchonera. El telón de fondo para dos equipos que en la cancha son la antítesis, el día y la noche.


El artífice de esa atmósfera, como siempre, fue el Cholo Simeone, quien desde su llegada al banco del Atlético convirtió el Calderón en un campo de batalla, donde sus rivales quieran o no, tiemblan.


“La guerra la gana el que utiliza mejor a sus soldados”, fue la frase que lanzó Simeone previo  al partido de ida de la semifinal de la Liga de Campeones. Y el mensaje caló desde luego en la grada y en el campo.


El gol que pintó Saúl, (digno de Messi o George Best) puso arriba al conjunto español apenas a los diez minutos de juego, cuando los equipos todavía se estudiaban recelosos. A partir de ahí Bayern no dio tregua al Atlético, que soportó y corrió por toda la cancha tapando las fugas por donde pudieran entrar los Bávaros.


Pudo ser dos cero para Atlético de Madrid con la jugada que inventó el Niño Torres, pero también pudo ser empate por el misil que estrelló en larguero David Alaba o la estirada de Oblak para sacar un balón que se colaba en una esquina.


Josep Guardiola manifestó al finalizar el partido: “Quedan 90 minutos y esperamos llegar hasta la final (...) Sabemos con qué rival jugamos, pero hemos creado las suficientes para hacer un gol. Quiero ver el partido con calma y ver qué podemos hacer de nuevo”.


En ocho días se sabrá si el equipo de Guardiola logra imponer en plenitud su fútbol y sus recursos como local, o si el Atlético de Simeone vuelve y gana una batalla que le permita avanzar a Milán para conquistar a Europa.