Economía

New decree on outsourcing arouses the debate
Nuevo decreto de tercerización despierta el debate
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
28 de Abril de 2016


La Escuela Nacional Sindical considera que se debe demandar ante el Consejo de Estado la nueva normatividad, porque va en contravía de la jurisprudencia laboral colombiana.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Sectores como construcción y textiles a menudo tercerizan procesos.

Sectores sindicales rechazaron el Decreto 583 emitido por el Ministerio de Trabajo que hace modificaciones a las normas laborales en lo referente a la tercerización o subcontratación laboral, y preparan acciones  para llevar la norma ante los tribunales. El empleador, por el contrario, valora la normatividad.


Este decreto que modifica y reglamenta determinadas leyes laborales incorpora, entre otros aspectos, una definición sobre hasta dónde se puede asignar bajo la modalidad de tercerización una labor. Se trata del Artículo 2.2.3.2.2. 


Señala este artículo: “Vinculación de trabajadores. El personal requerido por un beneficiario para el desarrollo de sus actividades misionales permanentes no podrá estar vinculado a través de un proveedor que afecte los derechos constitucionales, legales y prestacionales consagrados en las normas laborales vigentes”.


Indicó Carlos Julio Díaz, director de la Escuela Nacional Sindical (ENS): “Es un retroceso frente a la Ley de Formalización de 2010 que hacía referencia a que las labores misionales (centrales o referidas a la labor esencial) en las empresas, deben hacerse con personal vinculado de manera directa”. 


Díaz agregó que en el mismo sentido se pronuncian las sentencias 614 de 2009 y la 571 de 2012 de la Corte Suprema: “Las labores permanentes de las empresas deben ser realizadas con trabajadores vinculados de manera directa y no a través de intermediarios”.


“Este decreto lo que hace es facilitar la tercerización de las labores misionales”, agregó tajante el director de la ENS.


Comentó Díaz que esta norma va a generar empresas virtuales con todo su personal subcontratado, lo que consideró muy peligroso porque dificulta muchos aspectos en materia de garantías y derechos, y especialmente en materia de libertades sindicales.


La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), en un documento firmado por su presidente, Luis Alejandro Pedraza,coincidió con la ENS. Consideró que además “de flexibilizar la relación laboral, tiene como objetivo central atentar contra las libertades sindicales”.


En opinión de Sergio Ignacio Soto, director ejecutivo de Fenalco Antioquia, representante del sector empleador, debería mirarse “el vaso medio lleno y no medio vacío. Tiene que haber flexibilidad, amplitud, para que los empleadores tengan también la posibilidad de que en atención a circunstancias macroeconómicas como las actuales que afectan el consumo y la competitividad, haya estas opciones para generar empleo, que además son propias de los países desarrollados”.


Explicó Soto que especialmente en el sector comercio, en el que se depende de temporadas de buenas ventas, los gastos de personal no pueden ser indefinidos ni a perpetuidad. “Hay que valorar más bien que por estas alternativas que da el legislador se pueden crear más empleos”, concluyó.



Empresas de tercerización

Por el lado de las empresas que brindan servicios de tercerización, se pronunció Miguel Pérez, presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Servicios Temporales (Acoset): “El decreto en vez de aclarar y garantizar la tercerización laboral formal, está promoviendo el uso de figuras ilegales para la tercerización de trabajadores misionales mediante otras modalidades confundiendo la tercerización laboral con la de prestación de servicios o bienes”, explicó Pérez.




TLC e informalidad

Explicó Coronel que una de las mayores presiones para que Colombia saliera o legislara sobre la tercerización se generó por la necesidad de firmar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Recordó que durante el segundo Gobierno de Álvaro Uribe este acuerdo estaba prácticamente detenido por las exigencias que en materia de mercado laboral hacían los sindicatos estadounidenses en el Congreso de ese país y que la administración Uribe no quiso aceptar. Sería el presidente Santos quien en 2011 se compromete a llevar adelante las reformas, el llamado Plan de Acción Laboral, en el cual el tema de la  tercerización es de los más relevantes.