Fútbol en el Mundo

They left it all for the rematch
Dejaron todo para la revancha
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
27 de Abril de 2016


El ganador de la llave que conforman Atlético Nacional y Huracán se medirá en los cuartos de final al vencedor de la serie entre Gremio y Rosario Central.


Foto: EFE 

Jonathan Copete (atrás) no tuvo la frescura de otros juegos. Acá lucha por la esférica con José San Román.

Atlético Nacional igualó anoche sin goles en su visita al Huracán argentino, en la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.


Un empate que se antoja agridulce para el cuadro Verde, porque si bien llega en igualdad de condiciones para definir en casa, ante su gente, quedó la sensación de que pudo sumar de a tres y acercarse a los cuartos de final.


Además, no se consiguió el objetivo de anotar al menos un tanto, que hubiese sido importante en el tema del gol de visitante para un eventual desempate. Si la próxima semana se repite el 0-0 la serie se definirá por penaltis, y si se da un empate con goles, será el equipo de la ciudad de Buenos Aires el que avance de ronda. Nacional deberá vencer por cualquier marcador en su reducto para seguir en competencia.


Contrario a lo que sucedió en las dos confrontaciones recientes entre ambos, en la fase de grupos, anoche Huracán fue protagonista durante buena parte del compromiso disputado en el estadio Tomás Adolfo Ducó, de Buenos Aires.


El local tuvo un buen comienzo de partido, en el que manejó la pelota y tuvo algunas llegadas de peligro. Nacional lució incómodo y le costaba generar riesgo, más allá de un par de acciones en las que inquietó predios del local.


En la segunda etapa el visitante tuvo una leve mejoría. Se amigó con el balón y eso le dio mayor fluidez, al punto que al final tuvo situaciones concretas para abrir el tanteador.


Huracán se quedó en la parte física y aguantó bien el cero hasta el final. Incluso en la última acción por poco y gana el partido, con un rebote que le quedó en bandeja a Federico Mancinelli, pero Franco Armani tuvo una salvada providencial y elevó su invicto en la Copa a 630 minutos.


Este martes, en el Atanasio Girardot, se definirá el primer clasificado a los cuartos de final.


“Siempre queremos más, vinimos a buscar un triunfo, no se dio, ahora queda asimilarlo bien y quedan 90 minutos en nuestra casa”, resaltó el timonel nacionalista Reinaldo Rueda.



.