Fútbol en el Mundo

Tie with merengue flavor
Empate con sabor merengue
Autor: Juan Felipe Zuleta Valencia
27 de Abril de 2016


En un marco excepcional, Manchester City y Real Madrid empataron a cero, en la ida de la semifinal de Champions. El City evidenció su inexperiencia en estas instancias y Real Madrid hizo negocio, para cerrar en el Bernabéu y con Cristiano.



Vincent Kompany impidió que prosperara el ataque del Real Madrid.

El estadio Etihad fue una fiesta. Nunca antes los hinchas ciudadanos habían vivido el calor de un partido semejante. La bonanza económica de su equipo los puso de frente ante el Real Madrid en la semifinal del torneo de clubes más importante del planeta.


En la cancha, los jugadores del City trataron de aislar los nervios del entusiasmo, pero no fue posible, lucieron inseguros, y salvo un par de acciones donde lograron tejer jugadas que merodearon el arco de Keylor Navas, el equipo fue estéril y dejó pasar la oportunidad de desequilibrar la eliminatoria y poner al Madrid en una situación incómoda para afrontar la vuelta en su estadio.


Real Madrid fue de menos a más. Sintió el estruendo de los 54.000 hinchas del City, pero se acomodó pronto en el partido y fue castrando los avances del equipo inglés, mientras se acercaba al arco de Joe Hart en oleajes de peligro dirigidos por Garet Bale  y Lucas Vázquez, quien cumplió un papel de sacrificio importante.


Precisamente fue la ausencia de Cristiano Ronaldo la que pudo ser determinante para el empate sin goles, pues el equipo Merengue tuvo en el segundo tiempo varias opciones de despliegue ofensivo, que hubieran podido materializarse con la presencia del goleador solitario del torneo, quien aventaja por ocho tantos al segundo de la tabla, Robert Lewandowsky.


Zinedine Zidane se mostró tranquilo con el resultado: “Me voy contento por el partido. No fue fácil, pero defendimos muy bien. En la primera mitad perdimos muchos balones, pero en la segunda parte tuvimos más posesión y más ocasiones de hacer goles”, dijo Zizou en rueda de prensa.


De cara al partido de vuelta, el técnico madridista espera contar con Cristiano, quien se resintió en las horas previas al juego, y con Benzema, quien salió tocado en la primera parte.


Zidane sabe que tras el empate, el camino a Milán puede tomar algunos atajos, si juegan sus dos principales hombres de ataque. 


Por el lado del City, quedó una amargura que no pudo esconder Pellegrini en sus declaraciones, a quien le faltó autocrítica. 


Sin embargo, el camino a Milán todavía es un sueño posible para ambos.



Panorama tras el partido de ida

Las estadísticas deparan un escenario muy disparejo para los dos equipos, de cara al partido de vuelta.


Para el Real Madrid: superó siete de ocho eliminatorias europeas tras empezar con un 0-0 fuera de casa (a excepción del Spartak en 1991).


712 eliminatorias europeas empezaron con 0-0 en la ida, en un 65% fue superada por el equipo que cerró la eliminatoria en casa.


Para Manchester City: Jamás superó una eliminatoria europea tras empatar el primer partido en casa (perdieron en las cinco ocasiones).


Sergio Agüero, máximo referente del City, jugó doce partidos ante el Madrid, nunca ganó.