Columnistas


La U de Medellín, paradigma
Autor: Abelardo Ospina López
23 de Abril de 2016


La Universidad ha formado “profesionales para resolver problemas colombianos, contribuir en la construcción y desarrollo de la sociedades municipal, departamental, y nacional.

La Universidad ha formado “profesionales para resolver problemas colombianos, contribuir en la construcción y desarrollo de la sociedades municipal, departamental, y nacional, que, cual lo dice el Rector Néstor Hincapié V, “posibiliten cambiar paradigmas”, vale decir, que ofrezcan alternativas con programación variada, de interés cultural, educativo y científico.


El paradigma se da en conjunto de elementos que pueden aparecer en contexto y el mismo lugar. “La Universidad de Medellín, fundamentada en su lema de “Ciencia y Libertad” y comprometida con la excelencia académica, tiene de la misión  de generar conocimientos, en un ambiente crítico, de innovación y exclusión, mediante desarrollo de la docencia, la investigación  y la extensión, en su entorno local, regional, nacional e internacional”, cual se lee en el Boletín Institucional de XII/2015.


Fácil constatar que ha venido haciendo las cosas de la mejor manera. La Dra. Aura Arcila C, Presidenta de la Consiliatura, ha escrito que “la Universidad fortalece cada vez más su pacto estratégico, actuando con múltiples aliados empresariales, estatales, sociales y universitarios, con el fin de generar conocimiento básico y aplicado, desarrollos tecnológicos y de innovación para contribuir a la competitividad del país y a la solución de contratiempos”. Y complementa: “Somos conscientes de que Colombia necesita profesionales cada vez más idóneos, por ello, 26 programas de extensión, que cubren 9 ciudades, que reflejan nuestra responsabilidad social”.


El Boletín de marras, proclama que para el 2030, “la Universidad, inspirada en el pensamiento libre y el desarrollo humano, será reconocida como una de las mejores de Latinoamérica, por su excelencia académica e investigativa y la responsabilidad social, en marco global de pertenencia, inclusión y diversidad cultural”.


A hijos académicos o no, exalta saber que la U. para su sistema de Posgrado, tiene “5 doctorados, 44 maestrías y 50 especializaciones” y aumentado su Planta de Profesores de “tiempo completo”, a 350 y la Librería que, además, la Emisora Cultural (sueño de muchos años), son alternativas diferentes en el dial, con el fin de “aportar al logro de una sociedad más educada y mejor informada”.


Como a las demás Universidades paisas, anhelamos las sigan “soplando buenos vientos”, sin mareas de flaqueza financiera y más desarrollo investigativo. Que tales Institutos públicos donde se cursan polifacéticas ciencias, siempre estén asistidas por ciudadanos inductores a  luminosos estratos y confieran sabiduría a quienes añoran ser útiles a las comunidades que pertenecen.


¡Alabadas sean!