Mundo deportivo

On the desert’s conquest
A la conquista del desierto
23 de Abril de 2016


La Titan es una prueba de orientación y resistencia en bicicleta todo terreno (BTT), en la que los participantes que lleguen fuera de tiempo o abandonen en una etapa, en una sola ocasión, pueden tomar la salida en la etapa siguiente.


Foto: Cortesía 

Diego Tamayo y atrás el español Ibon Zugasti.

Resumen Agencias


Las exigencias y las emociones serán en grande. Seis días frente a las inclemencias del tiempo, a lo largo de un recorrido extremo de 662 kilómetros repartidos en dos etapas de montaña con frío y cuatro por el desierto marroquí con un calor excesivo.


Y allí estará Diego Alejandro Tamayo, el colombiano que saldrá a defender el título obtenido el año pasado en la décima versión de la Titan Desert, considerada la prueba de bicicleta de montaña más dura del mundo, que se disputará desde mañana hasta el próximo sábado.


Por primera vez en la historia de la carrera, la Titan se adentrará en el territorio de Ifrane, conocido como “la Suiza de Marruecos”. Será en las dos primeras etapas, mañana y el lunes, que tendrán como paisaje los bosques y las montañas, y donde los participantes dormirán en villas para resguardarse del frío.


Tras esas dos jornadas de alta montaña, la caravana se trasladará hasta la provincia de Errachidia, en una jornada de descanso en la que todos los corredores dormirán ya en los campamentos nómadas de la carrera.


La entrada en el desierto se producirá en la tercera etapa (miércoles), entre Errachidia y Rissani, que tendrá 101 kilómetros de recorrido. Será el inicio de la etapa maratón, en la que los participantes no podrán recibir ningún tipo de asistencia mecánica o fisioterapeuta en la llegada y deberán cargar con todo el material para tomar la salida al siguiente día.


La cuarta etapa será una de las más largas de la historia de la carrera, con 144 kilómetros entre las localidades de Rissani y Merzouga. La larga distancia supondrá una prueba de resistencia física y mental para los corredores, que pedalearán por cañones y pistas arenosas.


La quinta etapa tendrá como gran escollo la navegación. Se trata de una jornada con inicio y final en Merzouga, de 95 kilómetros. En la conocida como etapa Garmin no habrá ningún tipo de flechaje y los participantes deberán orientarse con su GPS y el libro de ruta para encontrar los puntos de paso obligatorios, las estaciones de hidratación y la meta.


La sexta etapa, entre Merzouga y Maadid, pondrá el punto y final a la undécima edición, que tendrá 79 kilómetros con dos ascensiones cortas de mucho desnivel.