Economía

Seatbelt and airbag are key for safety
Cinturones y airbags: claves de seguridad
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
23 de Abril de 2016


El uso del cinturón de seguridad y el airbag de forma conjunta, en caso de colisión, evitaría que 75% de las personas sufriera lesiones graves en la cabeza y 66% en el pecho.


Foto: Cortesía 

Hoy en día existen airbags para varias partes del carro.

Afortunadamente hoy en día el uso de los cinturones no es opcional, y existen las bolsas de aire o airbags que complementan a aquel. Ambos dispositivos son claves para la seguridad, pero su correcto uso es el que los hace eficientes.


Explica el blog Mecanicayautomocion que para que el cinturón ejerza su función tiene que estar bien ajustado al cuerpo del ocupante. La Guía Repsol, al respecto, señala que la parte superior de la cinta debe pasar sobre la clavícula, entre el cuello y el hombro. La parte inferior o cinta inferior debe pasar sobre los huesos que sobresalen de la cadera y, por último, es bueno siempre hacer una comprobación del ajuste. Hacer un tirón fuerte de la cinta para ver si está ajustada. 


El Airbag: una bolsa de gas que se infla frente al conductor u ocupante del vehículo en caso de colisión es la definición más simple, pero quizás más clara de uno de los sistemas de seguridad pasiva que más desarrollo está alcanzando en los últimos tiempos, según el blog Mecanicayautomocion.


Es importante colocarse el cinturón correctamente.


El airbag busca evitar el impacto del conductor o del pasajero contra los elementos duros del vehículo, absorber parte de la energía cinética del cuerpo, proteger a los ocupantes del impacto de cristales provenientes del parabrisas y disminuir el movimiento de la cabeza y el riesgo de lesiones cervicales.


Hay dos tipos de airbags frontales: el europe que tiene entre 30 y 45 litros de volumen para el conductor (aproximadamente el tamaño del volante) y de 70 a 90 litros para el acompañante. Entra en funcionamiento en las colisiones que se producen desde 15 y 28 km/h, dependiendo de los valores establecidos para cada coche, y se ofrece normalmente combinado con tensores en los cinturones de seguridad.


El otro modelo es el estadounidense: está diseñado para ser efectivo sin usar el cinturón de seguridad, lo que obliga a utilizar bolsas muy grandes (de 60-80 litros para el conductor y de 130-150 litros para el acompañante) y se dispara a velocidades muy bajas.


Mauricio Múnera, gerente de Mamut 303, un taller especializado en carrocería y modificaciones de vehículos, explicó que estos sistemas no tienen mantenimiento a menos que se decida hacerle modificaciones eléctricas al vehículo que puedan coincidir con el sistema eléctrico que activa el airbag. En ese caso, sí debe revisarse en un taller especializado que todo el sistema esté funcionando correctamente.


Pero si hubo un choque y se disparó el airbag, ahí sí se debe hacer una revisión completa del sistema, “que incluya tanto la bolsa de aire, su circuito disparador como el cinturón de seguridad, porque trabajan como un único sistema”, apuntó Múnera.