Economía

Interior spaces: designed for safety and comfort
Habitáculos: en función de la seguridad y confort
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
23 de Abril de 2016


Para conseguir un sólido ensamblaje de las chapas que conforman la carrocería, la soldadura es el sistema más utilizado, mientras que las piezas que no tienen un compromiso de rigidez evidente o que habitualmente pueden ser desmontadas, se atornillan


Foto: Cortesía 

Diferentes aleaciones de acero conforman la carrocería del automóvil.

Aunque desde principios del siglo pasado existen los carros, es desde 1927 que apareció la primera carrocería construida completamente en una estructura de acero, material que con distintas aleaciones es el que hoy en día se usa, y con el que,  gracias a los avances tecnológicos, se busca garantizar la comodidad y seguridad de los ocupantes.


Según el sitio web elchapista.com, en los años 30 las grandes compañías de automóviles adoptaron el uso de la chapa de acero para la construcción total del vehículo, iniciando su producción de forma masiva. Sin embargo, tenían aún algunas partes de madera, lo que dejaría de ocurrir en 1934 cuando se fabricó el Citroën Traction Avant con 100% acero.


Las carrocerías han evolucionado hacia sistemas más rígidos, reseña elchapista.com, pero a la vez más ligeros, debido a los avances en el diseño y forma de las estructuras. Todo ello ha dado origen a que los vehículos posean: una buena habitabilidad, menores coeficientes aerodinámicos o menor resistencia al aire, la rigidez necesaria para tener buen comportamiento dinámico facilitando la conducción a elevadas velocidades y, lo más importante, mayor protección del habitáculo en caso de accidente.


En el choque, el carro se deforma pero no deben sufrir los ocupantes.


Buscando conseguir estos objetivos, la industria ha logrado desarrollar distintos tipos de acero, cuya principal ventaja es el incremento de su elasticidad, señala autobodymagazine.com. Al aumentar el límite elástico del acero, se pueden fabricar estructuras que soporten una mayor cantidad de energía antes de deformarse, con espesores más pequeños que un acero convencional.


Hasta los años 80, la mayoría de los carros tenían la carrocería separada del llamado chasis, que es donde se colocaban las ruedas, el motor y el sistema de dirección. Hoy en día la mayor parte de las carrocerías que se fabrican, excepto para algunos modelos, son las llamadas autoportantes, donde toda la estructura está integrada.


El objetivo de ellas, explica el manual de mantenimiento de vehículos del Centro de Documentación de Estudios y Oposiciones de España, es absorber mejor el impacto en caso de una colisión mediante la deformación progresiva y controlada de las partes delantera y trasera del vehículo, sin que afecte al compartimiento destinado a los pasajeros.




Mantenimiento de la carrocería

Mauricio Múnera, gerente de Mamut 303, taller de Medellín especializado en latonería y pintura, señaló que el cuidado de la carrocería de un vehículo depende de muchos factores, entre los cuales son fundamentales la ubicación geográfica del carro y el uso.


“No es lo mismo vivir en la Costa que al interior del país”, apuntó y explicó que en estas zonas el salitre del mar va penetrando en la carrocería y la va deteriorando poco a poco, distinto a lo que ocurre en los autos que están en ciudades lejanas al mar, que se ven menos afectados por este factor.


Un consejo general: “Gaste en un lavado caro”, precisó Múnera, debido a que el más económico, que es el que usa esponja y jabón, daña progresivamente la capa de pintura de la carrocería. Y el otro: mandar a hacer un encerado profesional al menos dos veces al año.