Economía

Military card will not be requested for work
No se exigirá libreta militar para trabajar
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
22 de Abril de 2016


El Ministerio de Trabajo ya adelanta junto al Departamento Administrativo de la Función Pública un programa para que los mejores estudiantes en promedios académicos o en las Pruebas Saber hagan sus practicas con los ministros, viceministros.


Foto: Giuseppe Restrepo 

La vinculación laboral para los jóvenes es más difícil que para los adultos.

Prometida desde hace casi un año, finalmente se logró aprobar en el Congreso de la República una ley que facilita a los jóvenes sin experiencia ingresar al mercado laboral y que no obliga a tener cumplido el servicio militar para trabajar formalmente, entre otros aspectos.


La Ley 135 del Senado, que fue aprobada después de cuatro debates, ya pasó a sanción presidencial, y fue impulsada por el senador Antonio José Correa Jiménez, presidente de la Comisión Séptima y coordinador ponente. 


Por una parte, el instrumento apoya a los jóvenes que van a buscar empleo por primera vez o que no tienen experiencia, y por la otra, a aquellos que quieren ser independientes formando microempresas.


En lo que tiene que ver con la vinculación laboral, la ley establece que aquellos empleadores que contraten nuevo personal con edades comprendidas entre 18 y 28 años, no tendrán que realizar aportes a cajas de compensación familiar por dichos afiliados durante el primer año de vinculación.


También el Gobierno Nacional deberá desarrollar e implementar en los doce meses siguientes a la promulgación de la ley, un programa de incentivos destinados a jóvenes talentos sin experiencia que promueva su vinculación a las empresas industriales y comerciales del Estado, de economía mixta, sociales del Estado y de servicios públicos.


Los jóvenes sin experiencia podrán hacer su práctica laboral, judicatura y relación docencia de servicio en el área de la salud, en la administración pública, las cuales contarán como experiencia para el acceso al servicio público.


Las entidades del Estado que a partir de esta ley modifiquen su planta de personal deberán garantizar que al menos un 10% de los nuevos empleados no requieran experiencia profesional con el propósito de incorporar a jóvenes recién egresados en carreras técnicas, tecnológicas y profesionales.


Uno de los temas más difíciles, como ya lo había comentado en varias oportunidades el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, es el referido al servicio militar obligatorio. En este sentido, puntualizó el senador Correa Jiménez que se logró tanto la reducción de la edad máxima de incorporación al servicio militar que será hasta los 24 años.


Pero lo más importante en este orden de ideas es que las entidades públicas o privadas no podrán exigir la Libreta Militar para ingresar a un empleo. Los jóvenes que estén en esta situación (falta de la libreta), podrán ser vinculados, indica un comunicado del senador Correa Jiménez.


Francisco Camargo, director de empleo público del Departamento Administrativo de la Función Pública, señaló sobre el nuevo instrumento: “Estamos muy contentos por un trabajo que venimos haciendo con el Ministerio de Trabajo. Esa ley indudablemente trae unas responsabilidades muy importantes para la función pública, que en la ley desarrollarán y reglamentarán una política que incentive y fomente programas de jóvenes talentos en el sector público”.


Finalmente, precisó Camargo que el Ministerio de Trabajo, a través del Fondo de Solidaridad de Fomento al Empleo y Protección al Cesante (Fostec), financiará las prácticas laborales, judicatura y relación docencia que precisa la ley.



Empresas jóvenes

La ley también busca estimular la microempresa juvenil, de allí que en el instrumento legal se establecen las Pequeñas Empresas Jóvenes, con lo cual se mejora el concepto de “Pequeñas Empresas”. Esto es, aquellas que no superan 50 trabajadores y sus activos totales no superan los 5.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes.


Las que cumplan los requisitos anteriores pero cuyos miembros tengan menos de 35 años o en el caso de que sean personas jurídicas que tengan la participación de uno o varios jóvenes menores de 35 años se denominarán ahora “Pequeñas Empresas Jóvenes” y tendrán derecho a acogerse a los beneficios tributarios que se dispongan.


Estas empresas quedarán exentas de pago en la matrícula mercantil y de la renovación del primer año siguiente al inicio de la actividad económica principal.