Nacional

Abierto el debate de las drogas
19 de Abril de 2016


Esta será la reunión más importante de lo que va del siglo sobre política de drogas en el mundo.



Fuente: Human Rights Watch y Agencia EFE.

Redacción EL MUNDO - EFE


derechoshumanos@elmundo.com 


Los países de América acuden esta semana a una reunión mundial sobre drogas en la ONU con la esperanza de fijar el fin a la lucha contra el narcotráfico, de la que son el escenario internacional más cruento.


La Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre Drogas (Ungass, en inglés), que comienza hoy en Nueva York, fue impulsada por  varios países latinoamericanos, especialmente por Colombia, México y Guatemala. Y lo hicieron aprovechando la nueva visión que sobre este problema ha exhibido Barack Obama, el presidente de EE.UU., país que ha liderado durante décadas la lucha contra el narcotráfico.


EE.UU., el mayor consumidor de drogas del mundo, ha visto durante los últimos años que ese consumo no ha disminuido y que aumentaba el número de muertes relacionadas al hecho de que fuera ilegal.


Uno de los principales impulsores de esta reunión y de que signifique un cambio en la actual estrategia contra el narcotráfico ha sido el presidente de Colombia, país del que procede el 95% de la cocaína que ingresa a EE.UU. Según la oficina de Naciones Unidas contra la droga y el delito, las hectáreas sembradas de coca en el país, en 2015, fueron 69.000.


Según el Ministerio de Justicia “Colombia -que ha sido líder en la discusión sobre drogas en distintos escenarios como la Comisión de Estupefacientes, Unasur y Celac, entre otros- llevará a esta cita propuestas para que: las políticas de drogas guarden armonía con los compromisos que los estados tienen en materia de Derechos Humanos, el problema mundial de las drogas se aborde desde un enfoque de salud pública, y sea eliminada la pena de muerte para delitos relacionados”.


“El país también abogará porque la política mundial se centre en la promoción, prevención, tratamiento y reducción del daño asociado al consumo de sustancias psicoactivas, así como pedirá que se fortalezcan medidas para permitir el acceso a las sustancias controladas con fines médicos y científicos, se reconozca el uso ancestral de las sustancias y se impulsen programas de desarrollo alternativo desde un enfoque territorial e integral”, aseguró el Ministerio en un comunicado.



Fue un fracaso

La mayoría de altos funcionarios de gobiernos latinoamericanos, incluso muchos de sus presidentes, se declaran “off the record” convencidos del fracaso de la lucha contra el narcotráfico y partidarios de la legalización, pero subrayan que nunca lo admitirían pública y oficialmente.


En iguales condiciones, consideran que la legalización de las drogas sólo sería una solución si fuera una medida adoptada por toda la comunidad internacional.