Economía

La incierta apuesta del chance antioqueño
Autor: Duván Vásquez
16 de Abril de 2016


La Beneficencia de Antioquia (Benedán) estima que cinco grandes compañías del país cumplen con los requisitos para participar en la licitación de la operación de este juego de azar.


Foto: Giuseppe Restrepo 

En el componente de juego y azar, Gana creció un 5,35% el año pasado.

Los antioqueños no podrían hacer desde junio sus apuestas de chance, si el próximo 27 de mayo ningún proponente gana la licitación de la operación de este juego de azar en el departamento.


Esto a raíz de que ese día vence el plazo del segundo proceso licitatorio abierto el pasado 14 de abril, con el que se busca entregar el contrato de concesión por cinco años hasta el 31 de mayo de 2021, que comienza desde el 1 de junio de 2016. Un día después cuando vence el actual contrato de operación que posee Gana desde 2011.


Este segundo proceso inició porque el primero, que fue la convocatoria 01 que duró hasta el pasado 30 de marzo, fue declarado desierto por falta de oferentes, como lo aseguró a EL MUNDO la gerente de Benedán-Lotería de Medellín, Ofelia Elsy Velásquez, quien agregó que luego se hizo la respectiva audiencia de cierre.


Uno de los oferentes que se esperaba era Gana, actual concesionaria del contrato, pero tampoco participó por considerar que “algunos puntos incluidos allí no estaban acordes con la interpretación de la Ley de Juegos, lo que hacía que ninguna persona jurídica pudiese cumplir con el contrato”, como aseguró la compañía de apuestas en un cuestionario respondido a esta casa editorial.


Aparte de los requisitos técnicos y jurídicos que se debieron cumplir para haber participado en la licitación, el concesionario ganador tendría que responder por un contrato que tiene una rentabilidad mínima de $273.684 millones en el lustro de la concesión, que significa un incremento del 22,1% en comparación con el actual contrato que opera Gana hasta el próximo 31 de mayo.


Ante ello, la Federación Colombiana de Empresarios de Juegos de Azar (Feceazar) expresó en un comunicado su desacuerdo con que en los procesos licitatorios “se hagan exigencias económicas diferentes a las autorizadas en la Ley 643 y 1393 de 2010 y se contemplen figuras como la reversión, desconociendo la inversión en infraestructura y tecnología que las empresas de chance han realizado para fortalecer y consolidar la operación”. 


Sin embargo, la gerente de Benedán sostuvo que todos los pliegos se han hecho ajustados a las leyes: “Los contratos de concesión de chance son atípicos, que se rigen por la Ley 643 de 2001 y la 1393 de 2010, son contratos  a cinco años que no tienen un valor cerrado sino que tiene una rentabilidad mínima, que se calcula de acuerdo con los ingresos mensuales del último año (del actual consorcio) para la proyección de sacar la licitación”.


Nuevo proceso


En todo caso, ya corre el nuevo proceso, al cual Gana presentó unas observaciones y está “a la espera de la publicación de los pliegos de licitación, para analizar las nuevas condiciones que proponga Benedán para este importante contrato”. Según la gerente de Benedán, algunas fueron estudiadas cuidadosamente y respondidas, pero otras no. Sin embargo, agregó que este es un proceso abierto y que se espera “pluralidad de oferentes”, ya que según los análisis de mercado, cinco compañías en Colombia cuentan con los requisitos para hacer parte de la licitación y empresas internacionales también pueden participar.


De todos modos, si el 27 de mayo no se adjudica el contrato a un proponente, desde el 1 de junio de 2016, cuando inicia el nuevo periodo de concesión, no habría operación del chance legal en el departamento hasta que se adjudique este, ya que Benedán tiene la responsabilidad de hacer la licitación hasta que llegue a buen puerto.


Por si ese escenario se presentara, Velásquez confirmó que la entidad “explora posibilidades jurídicas” para ver si Benedán-Lotería de Medellín puede operar el chance bajo un contrato transitorio, mientras que se logra entregar la licitación de ese nuevo contrato que vencería el 31 de mayo de 2021.



Monopolio del chance

La falta de mayores infraestructuras de chance en los 125 municipios de Antioquia crea un monopolio natural del negocio de la empresa Réditos Empresariales, que es dueña de la marca Gana, que sí la tiene. Lo que genera que otras empresas no se interesen por esta región o simplemente respeten la jurisdicción.


Ante ello, Gana contestó: “Es importante mencionar que para operar exitosamente el negocio de las apuestas permanentes en cualquier departamento del país se requiere de una significativa inversión en términos de tecnología, red comercial y posicionamiento; además de tener un amplio conocimiento de la idiosincrasia y cultura de cada zona para determinar las estrategias comerciales a desarrollar. Eso, para un periodo tan corto de cinco años, dificulta la incursión de las empresas en otras regiones”.