Palabra y obra

The boys
Los muchachos
8 de Abril de 2016


​Textos y fotografias Farid Martínez, estudiante de Fotoperiodismo Instituto Henry Agudelo.

Entre las más de 4.000 viviendas que hoy conforman el “Pablo”, como coloquialmente le llaman sus habitantes al barrio Medellín Sin Tugurios (popularmente conocido como Pablo Escobar), hay infinidad de personajes que le ponen color a la vida. Este es el caso de “Los Muchachos”, un grupo de jóvenes que trabaja día a día en su lavadero. 


Situado en la calle 40, justo en la entrada de esta ciudadela que se fundó en 1984 bajo el nombre de “Medellín sin tugurios”, el “Lavadero La 40: los muchachos”, configura su idea de negocio para tener ingresos que los ayuden a mejorar su calidad de vida. 


Ya son casi 20 años en los que han sabido mantener el proyecto con orden y trabajo duro. No ha sido fácil, como nada en la vida: hubo inconvenientes con vecinos que no les gustaba su presencia allí pero aun así demostraron, con su labor diaria, que son personas que lo único que buscan es trabajar por su bienestar, por eso, su único interés es mantener el lavadero siempre activo. 


Una vez, gracias a su dedicación, Empresas Públicas de Medellín, EPM, les brindó apoyo con una remodelación y contadores de agua y energía para que pudieran trabajar legalmente. Ahora, además de valorar más estos recursos también tratan de usarlos adecuadamente. 


Los muchachos portan con orgullo su camiseta del lavadero porque a medida que pasa el tiempo van entendiendo que es más que un uniforme de trabajo pues para portarla se necesita disciplina, ganas de trabajar y entrega total. Y aunque su nombre suene a banda de la época del capo que lleva el nombre del barrio o quieran confundirlos a veces con una parecida en las calles, ellos saben que son compañeros, amigos, familia y que su negocio es mantenerlo todo limpio.