Mundo deportivo

Las Tucanes (the female toucans), with the strength of conviction
Las Tucanes, con la fuerza de la convicci髇
5 de Abril de 2016


La selecci髇 Colombia femenina de Rugby 7 se desplaza hoy hacia Atlanta (EE.UU.) como delegaci髇 invitada para foguearse junto a varias de las mejores selecciones del mundo en la rama de cara a R韔 2016.


Foto: EL MUNDO 

Primer Campus Internacional de Rugby Femenino en Medellín 2015.

Felipe Zuleta Valencia


Hace ocho años cuando comenzó a jugar rugby con algunos de sus amigos de universidad no tenía otra motivación que practicarlo por el puro gusto de hacerlo. Después todo pasó muy rápido; pertenecer a la Selección Colombia, participar en torneo tras torneo, clasificar a Río, “No hemos dimensionado eso”, admite Sol Delgado, integrante de las Tucanes, justo antes de viajar a Estados Unidos a enfrentar por primera vez a las mejores selecciones del mundo de la rama, y de estar a pocos meses de desembarcar en Río de Janeiro, el último escalón de un grupo que se puso como meta, paso a paso, llegar hasta allá.


En Colombia, la práctica del rugby comenzó hace poco más de una década por parte de estudiantes en círculos universitarios, sin embargo, con el tiempo se fue convirtiendo en un deporte que transforma el entorno de cientos de jóvenes, en el país, y en mayor medida  en Medellín.


La importancia del rugby en la construcción de nuevas realidades es un hecho. Hoy, un equipo femenino de doce jugadoras de rugby 7 viajan a la ciudad de Atlanta con el único propósito de seguir edificando su sueño, de las doce atletas, nueve han surgido de clubes con presencia en barrios como Castilla. Hicieron todo el proceso en selecciones y hoy están en vísperas de enfrentar a las mejores del mundo en Estados Unidos.


“Nunca hubo un tal vez”


Así lo afirma Sol Delgado. Lo que da la pauta para entender porque las Tucanes son (junto a los equipos de fútbol, femenino y masculino) los únicos representantes en Río de un deporte colombiano de conjunto. Su clasificación no se debe simplemente al buen desempeño que adquirieron en el ámbito regional sino a la convicción que hubo desde un principio por alcanzar la meta de ir los Olímpicos, aun cuando no se había determinado que el rugby hiciera parte del programa olímpico.


“El entrenador nos hizo un mapa de escalones a alcanzar y cada evento del ciclo era un paso, la meta siempre fue los Olímpicos”, cuenta Delgado, con seguridad en sus palabras. El logro alcanzado por ellas, con disciplina y planificación, tiene mérito inmenso, mucho más en un país donde el deporte de conjunto se ha quedado siempre en las puertas del éxito deportivo, con el talento humano para lograrlo, pero con ausencia de determinación y espíritu colectivo para hacerlo. Ni siquiera el fútbol masculino, en el cual se han vertido todos los recursos y la atención de la opinión pública.


Ahora, este grupo de mujeres aspira a seguir escalando. El amor por un deporte que hoy las tiene en Río 2016 está dejando huella, hoy las niñas y jóvenes de Medellín y otras ciudades se interesan cada vez más por pertenecer a clubes de rugby, “En Medellín hay chicas con mucho carácter” dice Delgado, para ella quizá esa sea la razón por la cual hoy las niñas y jóvenes ven el rugby como algo atractivo, por los valores que transmite.


Sobre la experiencia que se les viene, Sol sabe que cualquier ensoñación que hagan hoy será pequeña en comparación de lo que vivirán en Río de Janeiro, tampoco se aventura con resultados, pero sí sabe que su presencia en Brasil implicará otras victorias; como el respaldo paulatino de la empresa privada o su dignificación como deportistas profesionales, pero sobre todo que el rugby siga ganando terreno en el proyecto de vida de muchos jóvenes de la ciudad y el país. 



Escuelas Populares, la chispa original

Danny Marulanda, de la Federación Colombiana de Rugby, señaló la aparición del programa de las Escuelas Populares del deporte como la chispa original de la revolución del rugby como deporte y como fenómeno social en Medellín, algo con lo cual concuerdan jugadoras como Sol Delgado y otros dirigentes deportivos como Catalina Palacio, presidente de la Liga Antioqueña de Rugby. Palacio apunta también la importancia del programa del cual se benefician en gran medida. Para la dirigente deportiva, el impacto del rugby en zonas populares es notable en barrios como Aranjuez, Buenos Aires y Castilla.




La cancha de Castilla

Cuando la Alcaldía de Medellín construyó la Unidad deportiva René Higuita, no llegó a dimensionar la fuerza de este escenario en el desarrollo del rugby y de componentes sociales y deportivos de la ciudad. 


Hoy, su cancha se ha convertido en el punto de encuentro del rugby en la ciudad, incluso en el país. Mientras cada vez más, los jóvenes de otros municipios y ciudades aspiran a acercarse al movimiento del deporte que se ha impulsado desde la ciudad, los habitantes del barrio Castilla han visto cómo a través del escenario, la vida de varios de sus muchachos ha cambiado por encontrar en el rugby un espacio que les ofrece nuevos valores y motivaciones. 


Catalina Palacio, de la Liga de Rugby, cuenta que varios clubes de la ciudad se nutren hoy de talentos surgidos en Castilla, teniendo incluso actualmente varios equipos, surgidos en las entrañas del popular barrio de Medellín. 


Los talentos de Castilla componen hoy también delegaciones departamentales y nacionales, mientras el propio barrio se beneficia incluso económicamente, pues según la dirigente, la cancha de rugby le ha dado una nueva vida a la zona.