Economía

Zero dividends “heated up” ISAGEN’s shareholders’ meeting
Cero dividendos “calentó” Asamblea de Isagén
Autor: Duván Vásquez
31 de Marzo de 2016


La compañía, que ahora es privada y de mayoría de la canadiense Brookfield, presentó una disminución del 17% en sus ganancias, a pesar de que generó cerca de una quinta parte de la energía demandada en el país.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Los accionistas no estuvieron conformes con los resultados de la compañía y la no distribución de dividendos.

Es una forma de presionar para vender”, “no sean miserables”, “necesitamos los dividendos” y “nos están robando” fueron algunas de las expresiones que se escucharon en medio de la algarabía que se formó en la Asamblea Anual de Accionistas de Isagén, luego de que su Junta Directiva ratificó la no distribución de dividendos este 2016, como ya lo había reportado a la Superfinanciera el pasado 29 de febrero.


Entre las varias personas que pidieron la palabra para intervenir en la Asamblea estuvo doña Consuelo Martínez, quien en defensa de sus 1.000 acciones -compradas como todos en la emisión de acciones que hizo el Gobierno en 2007-  sostuvo que aunque sabe que la intención de no repartir ganancias es para presionar a los minoritarios para que participen en la Oferta Pública de Adquisición de Valores (Opav) en la que se pagará la acción a $4.130, no venderá sus papeles de la generadora y exhortó a sus colegas a hacer lo mismo porque “así serían una piedra en el zapato” para los intereses del fondo canadiense Brookfield, que el pasado mes de enero compró en $6,48 billones el 56,71% del control de la Nación en Isagén, y que ahora va por mínimo un 30% adicional de la generadora.


Sin embargo, doña Consuelo también sabía que se arriesga a perder su inversión, si en un eventual caso las acciones en Isagén quedaran ilíquidas.


En cambio, don Emilio Cardona no quiere arriesgar la inversión que hizo con las 1.041 acciones que adquirió en 2007 a $1.400 cada una, y venderá sus acciones porque siente temor de que su paquete accionario quede sin ningún valor y no por los $4,3 millones que obtendría, debido a  que “eso no compensa” el no recibimiento de dividendos. Esa es la misma razón por la que Carlos Mejía invitó a los otros accionistas minoritarios a votar en contra de la no repartición de ganancias, pese a que no son la mayoría para evitar la proposición.


Por su parte, el gerente general de Isagén, Luis Fernando Rico, manifestó que no se distribuyen dividendos este año porque se fijó una reserva obligatoria para cumplir con unas normas de ley que requieren $296.617 millones y otra por $764 millones para compromisos con acreedores y mantener la calificación de riesgo. Lo que absorbe la totalidad de los $297.381 millones  que dejó de utilidad la operación en 2015, ganancia que tuvo una reducción del 17% en comparación con 2014.


“Nuestra utilidad neta se vio afectada porque registramos los gastos financieros relacionados con la deuda para la financiación de la central Sogamoso, que también se vio impactada por la devaluación del peso”, explicó a la Asamblea el Gerente y agregó que el Impuesto de Renta modificado con la última Reforma Tributaria también impactó las ganancias.


Isagén alcanzó en 2015 ingresos por $2,8 billones, un 25% más que en 2014, y aumentó un 21% la generación de energía con la operación de Hidrosogamoso.