Economía


Demoras en las licencias, otra traba de la exploración
Autor: Duván Vásquez
30 de Marzo de 2016


La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) asegura que los trámites se han dinamizado y se han reducido los tiempos de respuesta hasta en la mitad para proyectos de hidrocarburos.


Foto: Cortesía 

La exploración de hidrocarburos ha bajado a más de la mitad en los últimos cuatro años.

A pesar de que una respuesta a una solicitud de licencia ambiental debe demorarse 90 días como lo estipula el Decreto 1076 de 2015, la Cámara de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol) estima que el tiempo promedio de trámite está entre siete y trece meses.


Según la entidad, sólo se evidencia así una reducción del 2% en esos periodos de trámites, lo que hace que “el licenciamiento ambiental, teniendo en cuenta la información de 2015, no pasa por su mejor momento”, como lo indicó en un comunicado.


Esto, sumado a otro tipo de trabas como los actuales precios de los hidrocarburos o la disminución de la inversión, ha ocasionado que al finalizar el mes de febrero de este año la actividad exploratoria totalizó 2.709 kilómetros equivalentes (km eq.), mientras que el promedio ejecutado en los últimos cuatro años para este período estuvo entre 4.000 y 5.000 km eq. Así mismo, como lo reporta la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), la perforación de pozos exploratorios en ese lapso presenta una reducción del 50% en comparación con igual periodo de 2015 y un 87% con el de 2014, al sumar tres cuando hace un año eran seis y hace dos años alcanzaban los 24 pozos perforados.


Es por eso que, aparte de las medidas que se deben tomar en la ANH para impulsar la exploración, Campetrol también sostiene que la Anla debe trabajar ajustada a los cronogramas de trabajo con el fin de agilizar el trámite en el licenciamiento, y así asegurar las condiciones para que los inversionistas optimicen sus recursos.


Para Sergio Lopera, director del Grupo de Yacimientos de la Universidad Nacional, sede Medellín, el licenciamiento es un proceso muy lento y la “Anla ha sido ineficiente”, porque “es lenta, no tiene capacidad técnica, no hace un trámite a tiempo, no tiene la gente”. Por lo que el experto estima que se requiere que se agilicen esas respuestas para que se haga atractiva la exploración, aunque esta también depende de que la rentabilidad mejore.


Sin embargo, la Anla, en un cuestionario respondido a EL MUNDO, señala que los tiempos varían según el decreto con el que se haya solicitado el licenciamiento.


Con el anterior Decreto 2820, los tiempos para las nueva licencias fueron en promedio para el año 2015 de 38,2 semanas, mientras que para lo que va de 2016 es de 21 semanas.


A diferencia de las respuestas con el Decreto 1076 de 2015 (compilando el Decreto 2041), que ha permitido que el promedio sea de once semanas para las solicitudes del 2015 y de diez semanas para las de enero y febrero de 2016.


Aunque las solicitudes que se hicieron entre 2015 y 2016 para proyectos de hidrocarburos bajo la anterior normatividad tienen un promedio de respuesta de seis meses, “que se encuentra dentro del margen establecido para el pronunciamiento en las licencias ambientales resueltas bajo dicha normativa”, según la Autoridad, con los recientes decretos hay un promedio de 2,1 meses el año pasado y este de 2,7 meses para estas iniciativas.


Es así que con la nueva modalidad, la Anla certifica que los tiempos de respuesta a la solicitud de licencias para proyectos de hidrocarburos se han reducido hasta en un 43%.



Otorgamiento de licencias

La Anla comunicó que actualmente el porcentaje de otorgamientos de licencias ambientales es del 95%, ya que cumple con los requisitos.


Mientras que el restante 5% obtiene una respuesta negativa a raíz, en mayor medida, de que:


- Los estudios de impacto ambiental se presentan de manera incompleta o insuficiente.


- No se atienden los requerimientos de información adicional como generalidades y descripción del proyecto y su área de influencia, la caracterización y zonificación ambiental, el uso y aprovechamiento de recursos naturales, la zonificación de manejo y evaluación de impactos.


- No se establecen de forma precisa las estrategias, programas y proyectos orientados al establecimiento de medidas de prevención, mitigación, corrección y compensación de los impactos y efectos ambientales en los Planes de Manejo Ambiental, Plan de Gestión del Riesgo, Plan Abandono y Compensación.