Economía

Cheap oil does not lift up world economy
Petróleo barato no levanta economía mundial
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
30 de Marzo de 2016


En su próxima reunión anual, a mediados de abril, se espera que el FMI vuelva a revisar a la baja las previsiones de crecimiento global, actualmente en el 3,4% para este año.


Foto: Cortesía 

Contrario a lo que se piensa, el repunte de los precios petroleros podría mejorar la economía.

A pesar de que los precios del petróleo se mantienen persistentemente bajos desde hace más de un año, el estímulo que muchos esperaban que esto tendría sobre la economía mundial al abaratar los costos energéticos aún no se ha materializado.


Así lo explica un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), firmado por el economista jefe de la institución, Maurice Obstfeld, junto a dos colaboradores, en el que sostiene que: “Paradójicamente, es probable que los beneficios mundiales se observen sólo después de que los precios (del petróleo) repunten ligeramente y las economías avanzadas logren superar el actual entorno de bajas tasas de interés”.


Desde junio de 2014, explica el documento, los precios del petróleo -en dólares estadounidenses- han caído aproximadamente 65% (unos US$70) en un entorno en que el crecimiento de una amplia gama de países se ha reducido progresivamente. “Esto ha dejado perplejos a muchos observadores, incluidos nosotros aquí en el FMI, que creíamos que estas disminuciones de precios serían beneficiosas para la economía mundial, dado que si bien obviamente resultarían nocivas para los exportadores, reportarían ventajas a los importadores, con lo cual se contrarrestaría ese efecto con creces”. 


Precisa el informe que el principal supuesto en que se sustenta esa creencia es la diferencia concreta de comportamiento de ahorro entre los países importadores y los exportadores: los consumidores en los primeros, como por ejemplo en Europa que tienen una mayor tendencia a gastar su ingreso que los consumidores en los segundos, como en el caso de Arabia Saudita.


Pero la realidad es que los mercados mundiales de capital no se han adherido a esa teoría, razonan los investigadores y comentan que durante los últimos seis meses e incluso antes, los mercados de capitales han seguido una tendencia a la baja cuando los precios del petróleo han disminuido. 


A esto se le suma que los bancos centrales en la circunstancia actual de economías deprimidas no pueden reducir más las tasas de interés, y explica: “Puesto que la tasa de intervención no puede reducirse más, la disminución de la inflación como consecuencia de la reducción de los costos de producción incrementa la tasa de interés real, comprimiendo la demanda y reduciendo con toda probabilidad los aumentos del producto y el empleo”.



Está incompleto

El economista Giovanni Montoya Aldawe, director de Contenidos del Grupo Ágora, considera que aunque el señalamiento del FMI es correcto, no es capaz de explicar solo la situación de la economía actual, “está incompleto”, precisa.


Considera el analista que en la actualidad pesa mucho el contexto político mundial por el cual están pasando las economías estadounidense y europea. En el caso de la principal economía del mundo, los Estados Unidos, el calor de la campaña electoral, en la que se destaca el fenómeno del republicano Donald Trump, ha hecho que la gente esté a la expectativa. Señala: “Eso ha llevado a que no se haya dinamizado la inversión y la producción, esperando quién es el que va a llegar al poder. Eso hace que las decisiones se estén tomando hoy a corto plazo, más especulativas, y no a largo plazo”.