Columnistas


¡Apaguemos las luces de autopistas y carreteras!
Autor: Alejandro Garcia Gomez
30 de Marzo de 2016


Frente a los problemas de desorden, desorganización y hasta de presuntas conductas penales de funcionarios y autoridades energéticas (miembros de la Creg con el minimpuestos Mauricio Cárdenas a bordo, exminenergía Tomás González.

pakahuay@gmail.com


Frente a los problemas de desorden, desorganización y hasta de presuntas conductas penales de funcionarios y autoridades energéticas (miembros de la Creg con el minimpuestos Mauricio Cárdenas a bordo, exminenergía Tomás González, presunta imprevisión o desgreño de EPM y de otras empresas energéticas, ocho mil millones de dólares pagados por los colombianos y “esfumados”, etc.) sobre la actual crisis y el posible racionamiento hay algunas consideraciones a tener en cuenta. 


El gobierno nacional se ha desbordado en publicidad solicitando ahorro a los colombianos y para que denuncien los despilfarros, mayormente en las horas pico. Hay un número telefónico que aparece raudo en la TV. Imposible registrarlo en la memoria y menos en un papel, ya que el televidente no se sienta frente a su televisor armado de papel y lápiz, listo a tomar apuntes. Pero sí es bueno señalar que hay un consumo inmenso que podría ser tenido en cuenta, que no causaría daño sino una molestia temporal y sólo por las semanas o meses que llegue a durar la situación actual. De lo contrario el daño –ese sí, daño- podría ser peor.


Quien en estos días haya viajado por la autopista Medellín-Bogotá habrá sido testigo de que una buena parte del trayecto desde Medellín hasta más allá de Marinilla (¿más allá de la población de El Santuario?) tiene iluminación nocturna que hace muy agradable la conducción. El trayecto es de 60 kilómetros o más. Las luminarias  se encuentran filadas a lado y lado de la vía, en sus bordes –a sólo escasos metros entre ellas-. En el separador central están por duplicado, una luminaria “mirando” cada calzada, también formando una fila, paralela con las de las orillas. Una situación similar se presenta en el trayecto que conecta al Aeropuerto José María Córdoba con la mencionada autopista, aunque aquí no hay separador central. La doble calzada que conecta a Medellín, con el mismo aeropuerto, por la llamada Vía Las Palmas (en donde, en la noche, se asegura que se hacen “piques”, frente a las autoridades sin que éstas intervengan) es igual a la descrita en la autopista Medellín-Bogotá. Igual situación es la de la carretera que va hacia el norte, por la nueva autopista –en construcción- hacia la costa Caribe. La luz de las luminarias de estas vías no parece ser led (y así lo fuera) y sí muy intensa, aunque no sabemos exactamente su consumo en vatios/hora, pero se las ve muy, muy potentes. 


Pero hay más. Antioquia no es el único departamento con este tipo de vías modernas. Boyacá, Caldas, Quindío, Risaralda, Valle, Cauca, Cundinamarca, Boyacá, Santander, buena parte de los de la Costa Caribe, y muchas zonas más tienen esta modernidad que, para tiempos normales, es bienvenida, porque –repito- aumenta la calidad de vida. 


En aras de una economía de recursos de energía, inmenso ahorro de electricidad consumida, sería bueno que, desde el gobierno se planteara y ejecutara la solución a la mano: suspender –de manera temporal- la iluminación nocturna de estas vías intermunicipales. Aclaro: nada que ver con la iluminación de las avenidas urbanas. Una incomodidad temporal que afectaría muchísimo menos que un daño quizá impredecible. ¿Cuántos megavatios (¿gigavatios?) ahorraríamos? 


Cierre de baños en la UDAGI.- En Semana Santa se mantuvieron cerrados los baños de la U. Dtiva. Atanasio Girardot. Es una época en la que muchas familias aprovechan para compartir allí su descanso. ¿Quién la administra? ¿Lo sabría su administrador? ¿Cuáles podrían haber sido sus razones para ordenar su cierre? En el partido Nacional-Cali (domingo de Pascua, 34 ó 38.000 espectadores más familias afuera en el disfrute y descanso) el cierre fue parcial y así ha seguido. ¿Lo sabía, sr Alcalde Federico?