Columnistas


¿Cómo así que libre y además Pastor de almas?
Autor: Mariluz Uribe
22 de Marzo de 2016


Oyendo que un hombre preso por violaciones y asesinatos de niños va a quedar libre, porque dizque estudió y trabajó, y como cualquier otro reo será merecedor de la libertad, no queda más remedio que llorar por nuestro pseudo país.

Oyendo que un hombre preso por violaciones y asesinatos de niños va a quedar libre, porque dizque estudió y trabajó, y como cualquier otro reo será merecedor de la libertad, no queda más remedio que llorar por nuestro pseudo país. Si además se quieren igualar los guerrilleros con los soldados de nuestras Fuerzas Armadas, será la mayor excentricidad de las imaginativas fuerzas revolucionarias del orden y de la lógica:


Pues ahora seremos todos iguales, hayamos o no hayamos delinquido. Y como si ya no tuviéramos pastores pentecostales y otros, que todos, eso sí, hacen milagros a granel, tendremos uno nuevo, expresidiario…


Y como si ya no tuviéramos congresistas de todas las ramas, ahora tendremos uno de una nueva, que además creará una institución para la “Protección de los Niños”…


Me alegro que hayan quitado visas y que hasta la Cuba Libre esté abierta para que apaguemos y nos vayamos, así sea nadando, aunque a lo mejor ya no podremos llegar ni hasta San Andrés porque nuestra isla emergerá cerca de aguas nicarajenas, según el diseño de los holandeses que seguro respetan mucho el mar pues lo tiene encima y  lo quieren compensar porque le robaron bastante terreno.


Maravillosa la intervención de la periodista Salud Hernández, la hispano-colombiana, en el programa de La Noche del domingo 13 marzo. Extraño me pareció el político entrevistado, que seguro no tiene hijos o ya los exportó.


Me permito traer de un mi artículo de junio 2015, algo que escribí a propósito de un editorial de EL MUNDO del 27 de mayo anterior, que hablaba con horror sobre la rebaja de penas para los delincuentes de atracos sexuales a niños:


“Conocí en Big Sur a Ernest Brawley, director de prisiones en California:


Me contaba  entre otras muchas cosas, que la pena de muerte se había instituido primordialmente para que la gente criminal no se reprodujera.


Y me contaba que los violadores aceptaban la castración como el único medio que les impediría cometer más crímenes y de paso reproducirse.


Aquellos violadores presos, para ser liberados, inclusive cuando ya habían cumplido su larga pena,  pedían que  los castraran, porque intuían que por sus inclinaciones y su manera de ser, iban a seguir cometiendo instintivamente el mismo tipo de delitos, aunque se propusieran no hacerlo”.


A este propósito quiero requete-recomendar los libros de Iván Valencia Laharenas, psicólogo, magister en Criminología, profesor de Unilibre, Valle, investigador externo Grupo Derecho Penal y Criminología, Centro Investigaciones Jurídicas y Sociojurídicas, Fac. Derecho, Unilibre, Cali.: Crónica de un asesino de niños, el monstruo de los cañaduzales; El homicidio serial de niños en Colombia, Garavito y Bermúdez. Sus libros de importancia para nuestros males colombianos, y universales, males que vienen muy frecuentemente de maltratos en la niñez.


*Psicóloga PUJ y Filóloga U de A