Columnistas


¿Educar a los educadores?
Autor: Hernán Cárdenas Lince
19 de Marzo de 2016


Lo más urgente para Colombia en estos momentos es capacitar adecuadamente a todos los educadores, especialmente a los de primaria en los sectores más populares pues la realidad es que nada se está enseñando de cosas importantísimas y fundamentales.

Lo más urgente para Colombia en estos momentos es capacitar adecuadamente a todos los educadores, especialmente a los de primaria en los sectores más populares pues la realidad es que nada se está enseñando de cosas importantísimas y fundamentales como la higiene para cocinar los elementos, pero tampoco está educando sobre la higiene personal. Hay un tema fundamental que ignoran los educadores y es enseñar a convivir y a compartir lo bueno de esta vida, cosa que se debería  lograr con enseñanzas básicas desde los primeros años. La memoria no es el único camino para educar, lo fundamental sí es aprender a pensar con criterios que nos lleven a compartir todo lo digno de nuestras vidas, o sea, los principios éticos.


En estos días hablando con un maestro le pregunté qué estaba enseñando sobre las artes plásticas, la música y la pintura, sobre lo que me contestó que absolutamente nada pues él opinaba que esos temas no eran para ‘varones’. 


Venimos de unas generaciones equivocadas cuando  se creía que la cocina y las artes eran únicamente para mujeres pero los actuales cambios sociales no han actualizado a los maestros de niveles infantiles, y la carencia de conocimientos en artes sí son cosas fundamentales para todo ser humano.


Si Colombia sufre hoy serias dificultades porque la enseñanza básica no se está impartiendo debidamente, en la actualidad se debería estar dando una urgente y adecuada capacitación a los maestros, especialmente a los de educación elemental. Se trata de modificar la vida y la orientación del pueblo común, al mismo tiempo que curiosamente nos podemos enterar de la alta capacitación de profesores universitarios en filosofía y matemáticas.


La educación elemental no es cuestión de memorizar, es enseñar el arte de pensar y convivir, cosas que sí son básicas para el ser humano. Pensemos en los miles y miles de jóvenes que llenan nuestras cárceles, sobre quienes se puede decir que no se les impartió una educación básica adecuada. Como Colombia vive hoy una difícil situación, sería magnífico que se impusiera una educación adecuada para las nuevas generaciones, lo que sería posible usando técnicas como la televisión, la radio y todos los medios impresos.


Lo más importante es que hoy tenemos que pensar cómo será la vida de los años venideros, lo que requiere organizar un nuevo modelo social que haga educar a los educadores.