Economía

Devaluing the peso is not enough for increasing exports
Para aumentar exportaciones no basta devaluar el peso
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
15 de Marzo de 2016


Antioquia, la principal zona exportadora del país, registró la disminución más pronunciada en valor de exportaciones (-19.1% anual) en 2015, pasando de US$4.871 millones en 2014 a US$3.939 millones en 2015.


Foto: Cortesía 

En 2015, la exportaciones no tradicionales se redujeron 12,6% respecto a 2014.

El aumento del precio del dólar, especialmente durante el segundo semestre del año pasado, fue mostrado por el Gobierno como una ventaja competitiva para el aumento de las exportaciones no tradicionales del país. Sin embargo, esto no ocurrió, en vez de aumentar, cayeron y muestran que no sólo basta la devaluación del peso sino otros factores como competitividad, recuperación de mercados y que la situación económica mejore para los países compradores. 


Al respecto de este tema, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), en su Comentario Económico del Día titulado Balance regional de las exportaciones colombianas en 2015, señala que el desplome de las ventas externas mineroenergéticas trajeron aparejada una devaluación del 37,1% anual promedio en 2015, lo cual ha despertado una expectativa acerca del desempeño que tendrían las exportaciones no tradicionales bajo este escenario, pero puntualiza: “Sorprendentemente, el resultado no ha sido el esperado y las exportaciones no tradicionales siguen disminuyendo a la par de las exportaciones totales”.


Precisa que mientras el Ejecutivo Nacional hace planes de doblar las exportaciones no tradicionales, la realidad es que en el último año estas se redujeron un 12,6% respecto a 2014.


Pero lo más preocupante para Anif es que el panorama visto regionalmente no dista del desempeño nacional, pues las siete grandes regiones analizadas por la institución registraron una caída en su valor exportado. 


Consultado sobre qué puede estar causando esto, el economista Daniel Velandia, director de estudios económicos de Credicorp Capital, señala que son varios factores, pero en particular se debe a una baja demanda externa. Precisa: “La mayor parte de exportaciones industriales de Colombia van dirigidas básicamente a la misma región, entonces eso se afecta dado que la región misma ha tenido un desempeño económico muy pobre. Estamos hablando que gran parte de las exportaciones no tradicionales van a Ecuador, Venezuela y al mismo Brasil”.


A eso le suma Velandia que todos estos países han tenido una devaluación importante de sus monedas, “entonces sí hemos ganado en competitividad pero no de manera tan grande porque la tendencia de devaluación de moneda ha sido similar”, acota. A eso le suma la pérdida de mercados que hubo mientras el peso estaba más caro, espacios que ahora se deben recuperar.


Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), Bruce Mac Master, coincide con el economista de Credicorp en que las exportaciones han venido cayendo entre otras cosas porque ha disminuido la demanda mundial de compra de productos. Sin embargo, se muestra optimista: “Este año va a ser mejor, no hay la menor duda, la tasa de cambio va a tener un efecto importante. La esperanza que tenemos es que haya una recuperación”.



¿Qué hará el Gobierno?

Ante la caída de las exportaciones no tradicionales, la viceministra de Comercio Exterior, Mariana Sarasti, indica que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo lidera varias iniciativas para impulsar las exportaciones. “Estas acciones se enfocan en reconocer e identificar las capacidades y vocaciones de las regiones del país, respondiendo a la demanda internacional, así como en hacer un levantamiento de los obstáculos y dificultades que encuentran los empresarios para aumentar su competitividad e incrementar las exportaciones”, comenta. 


Explica que la entidad ha elaborado el Mapa Regional de Oportunidades, mediante el cual se identifican los productos con mayor potencial de exportación de los departamentos del país. Y el enfoque del trabajo del Ministerio está ahora en el aprovechamiento de los acuerdos comerciales, por medio de acciones como la identificación de las barreras e implementación de acciones puntuales para solucionar estos obstáculos que impactan el potencial exportador colombiano.