Columnistas


Las facilidades en los transportes
12 de Marzo de 2016


Las facilidades en los transportes son uno de los elementos básicos de infraestructura para soportar al máximo las actividades humanas; afectan el progreso del desarrollo económico, como también el social, político, y otros objetivos de la sociedad.

José María Bravo Betancur


Las facilidades en los transportes son uno de los elementos básicos de infraestructura para soportar al máximo las actividades humanas; afectan el progreso del desarrollo económico, como también el social, político, y otros objetivos de la sociedad. 


Esta influencia diversa de las facilidades en los transportes, requiere de una colaboración muy cerrada entre las diferentes disciplinas: técnicas, científicas y académicas, en la planeación de las inversiones.


Mientras nuestro ingeniero, con su buen sentido y conocimiento se desempeña ampliamente en la planeación y diseño de los transportes, muchos encuentran que él está marcadamente inclinado hacia el perfeccionismo de los sistemas, dejando muchas veces a un lado otros factores importantes, especialmente para nuestros países en desarrollo, como son los que están dentro de las áreas socio-económicas.


Pero a su vez, en otras disciplinas ocurren procesos similares, y encontramos como los economistas dejan a un lado los fenómenos sociales, y actúan únicamente en función del punto de vista beneficio-costo, tratando de diferir proyectos o de dispersar inversiones con ese fin, o en la arquitectura, en donde se realizan proyectos separadamente, desconociendo muchas veces, el conjunto urbano que lo rodea. 


En las últimas décadas esto ha cambiado, en términos de que ya el urbanismo en todas sus manifestaciones, toma conciencia sobre procesos integrales, en donde los economistas se preocupan por la localización de los fondos de inversiones en el campo del transporte, y cada una de las ramas del saber, participan buscando para el desarrollo de los proyectos de transporte, algo diferente a la simple movilización, a complementos del desarrollo social y ambiental, que busquen lograr, un sistema mejor.


De allí la importancia de la estrecha colaboración que se debe dar entre las diferentes disciplinas, lo que hoy se está logrando con el trabajo de los equipos interdisciplinarios, que buscan lograr que los proyectos y programas sean técnicamente sólidos, que los aspectos socio-económicos, estén adecuadamente estructurados con lo anterior, con los aspectos estéticos, de funcionalismo y de sanidad ambiental. 


En Colombia hay que tomar conciencia sobre esto. Hay que insistir sobre la trascendencia que tiene el manejo del factor transporte en la planeación física urbana.


No se trata solamente de analizar y definir una problemática urbana, con base en unas estructuras que se mueven, que permiten desplazamientos a más o menos largas distancias, sino del planteamiento de las posibles soluciones, y el acierto de los sistemas más convenientes, para enfrentarse al futuro, sin creer que se puede predecir con toda certeza el futuro, la dinámica urbana trae nuevas inquietudes.


El desarrollo de la ciencia, de la técnica y de la sociedad en general, va planteando formas de aproximarse al futuro; lo importante es entender que puede ser positivo o negativo, que depende del acierto de los planes de desarrollo, que desde sus planteamientos, pueden estimular o desestimular el desarrollo urbano.


La inquietud sobre el futuro del planificador, nos lleva a mirarlo anticipadamente, con una noción de prospectiva. Es necesario concretar lo que desea el ser humano para su futuro, adaptarlo a lo deseado.


Gaston Berger creador del término prospectivo e investigador de sus contenidos, atribuye a su significado no un método, ni una doctrina, sino más bien una actitud hacia el futuro.


El pasado nos interroga sobre la necesidad del trabajo con grupos interdisciplinarios.