Economía

Producers reject zero duties on food
Productores rechazan cero aranceles a alimentos
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
9 de Marzo de 2016


La decisión del Gobierno Nacional está basada en la importancia que tiene el sector de alimentos para la canasta familiar y los efectos del fenómeno de El Niño sobre el precio de los alimentos.


Foto: Cortesía 

Estas medidas, de acuerdo con la SAC, van en contravía de políticas públicas que pretenden lograr la sustitución de compras en el exterior, etc.

Los productores agrícolas no recibieron bien la eliminación provisional del arancel a las importaciones de lenteja, fríjol, ajo y los aceites crudos y refinados. Con esta decisión, el Gobierno espera contribuir a la desaceleración de la inflación de alimentos y reducir el costo de la canasta familiar.


Esta fue una recomendación del Comité de Asuntos Aduaneros, Arancelarios y de Comercio Exterior, y en coordinación con la Presidencia de la República, que presentó la iniciativa y fue aprobado en el Consejo Superior de Política Fiscal (Confis).


El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, explicó que la iniciativa tiene como propósito facilitar la importación de estos bienes y reducir los costos al consumidor final y, de esta manera, aliviar los gastos en la canasta familiar para los colombianos.


Las medidas aprobadas consisten en rebajar el arancel a 0% para la importación de los productos lenteja, fríjol y ajo desde todos los orígenes, hasta el 30 de junio de 2016. Además, suspender temporalmente la aplicación de la franja de precios y establecer un arancel de 0% por un plazo de seis meses para los aceites crudos y refinados.


Ante esto, la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) manifestó su rechazo, pues “tal decisión no sólo desestimula la producción nacional sino que no genera el efecto deseado de contrarrestar la inflación” al perderse esta reducción en la cadena de distribución.


Entonces, Colombia Siembra,  plan bandera del Gobierno, que fue respaldado por la SAC y que le apuesta a incentivar, además de palma, la producción de maíz amarillo y blanco, soya, arroz, cacao, caucho, forestal comercial, piscicultura, algodón y otros cultivos exóticos, sembrando un millón de hectáreas de 2016 a 2018, está en riesgo con este tipo de medidas que no promueven la inversión.


Según la SAC, basta ver la Inversión Extranjera Directa (IED) en el sector agropecuario que cayó 12% (enero-septiembre 2015), ubicándose en sólo US$159 millones; mientras que la inversión realizada en las siembras de ciclo corto disminuyeron un 5,9% y las de ciclo largo crecieron 1,6% el último año, cuando en periodos anteriores la cifra era cercana al 4%.


Rafael Mejía López, presidente de la SAC, aseguró que la transformación del campo estará dada por la inversión y esta se logrará si hay “acceso a bienes públicos, seguridad jurídica, una tributación que haga atractivo el sector para los inversionistas; una política comercial clara y que no genere distorsiones y prácticas insostenibles con el medio ambiente”.



Palmicultores, también afectados

Los palmicultores de igual forma se mostraron en desacuerdo con la decisión del Gobierno Nacional, ya que rebaja a cero los aranceles a los aceites crudos y refinados.


Según un comunicado de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma (Fedepalma), más de 55 empresas, asociaciones y alianzas, que representan más de 1.990 cultivadores de palma de aceite, le hicieron llegar al gremio palmicultor cartas firmadas por ellos rechazando la medida adoptada por el Gobierno Nacional, plasmada en  el  Decreto No. 343 del 29 de febrero de 2016, que establece la reducción arancelaria a 0% y la suspensión del Sistema Andino de Franja de Precios (Safp) por un término de seis meses.