Nacional

According to Uribe, his brother is a “political prisoner”
Para Uribe, su hermano es un “preso político”
Autor: Killy Gutiérrez Guzman
7 de Marzo de 2016


El senador y expresidente habló en Rionegro de los hechos, los testigos y los fiscales relacionados con el caso de su hermano Santiago. Aseguró que se trata de una persecución.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Álvaro Uribe Vélez.

El senador y expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez se pronunció, después de una semana, sobre la captura de su hermano, el ganadero Santiago Uribe Vélez, lo cual calificó de “persecución política”. La Fiscalía abrió un proceso por la presunta participación del hacendado en la creación del grupo paramilitar Los doce apóstoles en Yarumal, que se remonta a los años 1993 y 1994.


“Santiago ha soportado 20 años de persecución y tortura por ser hermano mío”, afirmó el senador, quien se refirió a él como “un buen ciudadano, hijo, hermano, esposo, padre y amigo”, de negocios “sencillos y pequeños”.


Sobre los señalamientos a Santiago por el asesinato de Camilo Barrientos, un conductor de bus, el expresidente manifestó que el delito ocurrió antes de su ejercicio como gobernador y que su hermano fue acusado después.


Aseveró que la captura se basó en “falsos” testigos que acusan a Santiago. Habló, específicamente, de Alexánder de Jesús Amaya Vargas, a quien describió como un “testigo sin rostro” que “después termina por reconocer que nada le consta de la conducta de Santiago”.


También, se refirió al oficial de Policía Juan Carlos Meneses, a quien, según él, “se le da crédito en esta farsa cruel”. 


Sobre Eunicio Alfonso Pineda mencionó que “es un enfermo mental, ya que padece esquizofrenia” y que “entre los síntomas constatados se destaca que escucha voces que le dan órdenes, que tiene conversaciones con el diablo y deseos de atentar contra su familia”. Añadió que está denunciado por falso testimonio, pero que “ninguna de nuestras denuncias merece recibo en la Fiscalía”.


En ese sentido, expresó que el Fiscal General, Eduardo Montealegre, no ha ocultado su “ira” contra todo lo que esté a su alrededor. “Es un político rabioso con capacidad de meter a la cárcel”, declaró.


Para el expresidente, Carlos Iván Mejía, último fiscal del caso, fue asignado a raíz de “una rabieta politiquera del Fiscal General”. 


Finalmente, el presidente Juan Manuel Santos, a quien llamó “el jefe de contexto” no se escapó de sus reproches, puesto que según él “coordina e impone la impunidad al narco terrorismo” y “manipula a las cortes para que le acepten todo sobre su disculpa del ‘hecho excepcional’ de la paz”.


Criticó el hecho de que: “En 2014 me acusó de paramilitar y dijo que extradité a cabellicas paramilitares para que guarden silencio”, sobre los que aseguró han dicho no saber de su hermano, a quien “le anticipan una condena grave”.



Contexto

Diversos simpatizantes de Uribe protestaron por la detención de Santiago Uribe, y Santos afirmó que “se ha puesto de moda que cualquier persona que está investigada por cualquier circunstancia, en lugar de defenderse con pruebas, con argumentos, en los estrados judiciales, opte por declararse víctima de persecución política para cuestionar la seriedad de los procesos”, citó la Agencia EFE.


Santiago Uribe Vélez fue capturado el 29 de febrero en el barrio El Poblado de Medellín; la orden de captura fue impartida por un fiscal delegado del departamento de Antioquia y es acusado de los presuntos delitos de concierto para delinquir y homicidio agravado accionados entre los años 1993 y 1994.


El 4 de marzo, cuatro días después de su captura y de ser trasladado a la Fiscalía en Bogotá, fue recluido en el Grupo de Caballería Mecanizado Número 4 Juan del Corral, de la vereda La Playa.