Economía

Colombia strengthens its trout and tilapia exports
Colombia afianza su exportación de trucha y tilapia
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
29 de Febrero de 2016


El Ministerio de Agricultura ha impulsado la puesta en marcha de proyectos especiales para generar un ambiente de innovación y agregación de valor, aumentando el número de productores que cuentan con certificados de calidad para poder exportar.


Foto: Giuseppe Restrepo 

La acuicultura es una industria joven en comparación con la cría de ganado.

Colombia se consolidó como el segundo exportador a los Estados Unidos de tilapia roja y trucha fresca, según el Ministerio de Agricultura, porque en el 2015 sus toneladas crecieron en un 30% y en el valor de exportaciones un 33%.


A propósito de la conquista de mercados internacionales para productos agropecuarios en que está empeñado el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el jefe de esa cartera, Aurelio Iragorri Valencia, dijo que “con el empuje que le hemos dado al sector nos ratificamos como el segundo proveedor de filetes frescos a Estados Unidos”.


Estas cifras, según el alto funcionario, son directamente proporcionales al aumento de la producción certificada, que también creció a un ritmo de 30%.


De acuerdo con el informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda), las importaciones de ese país procedentes de Colombia de tilapia en fresco pasaron de 4.144 toneladas en 2014 a 5.394 toneladas, lo que también representó mayores ingresos para los productores al pasar de US$33.288 a US$44.412 el valor de las exportaciones.


Por su parte, Sara Bonilla, directora ejecutiva de la Federación Colombiana de Acuicultores (Fedeacua), sostiene que esto es resultado de que se ha logrado organizar la producción en cuatro áreas específicas: inocuidad, cumplimiento de estándares de bienestar animal,  desarrollo social y comportamiento ambiental.


“Hemos aumentado la certificación de plantas de procesamiento, tenemos el Sistema de Análisis de Peligros y de Puntos Críticos de Control (Haccp) en trece plantas en Colombia, lo que nos convierte en el subsector con más plantas certificadas dentro del sector pecuario”, indicó Bonilla.  


Estos proyectos conjuntos han permitido mejorar la calidad en la producción primaria y en las plantas de procesamiento con miras a la exportación. “Es importante resaltar el contundente apoyo del Ministerio de Agricultura en la financiación de estos procesos, lo que se relaciona directamente con el crecimiento que tenemos en las exportaciones”, explicó la directora ejecutiva de Fedeacua.


A su vez, el titular de la cartera agropecuaria también indicó que Colombia importa alrededor de US$40 millones al mes en pescados: “Es una vergüenza que con tanta riqueza hídrica tengamos esas cifras, por lo que con Colombia Siembra esperamos sustituir gran parte de esas importaciones, estamos en la capacidad de suplir todo el mercado nacional y además de ir de pesca en los mercados internacionales”, afirmó.


Por su parte, el gremio de los acuicultores resaltó que con un dólar al alza, en los últimos meses han tenido los mejores precios de pescado en el ámbito nacional y están logrando una participación importante con un producto óptimo.


Es por eso que el Gobierno y el sector acuicultor adelantaron la campaña de promoción del consumo Coma sano, coma pescado, la cual da a conocer las bondades nutricionales de este producto.



Se destraba importación de alevinos

Fedeacua también celebró la nueva normatividad con la que se declara a la trucha y la tilapia como especies de peces domesticadas, lo que jalonará el desarrollo de la acuicultura. “Por primera vez hemos cambiado el estatus del cultivo de peces en Colombia, la tilapia y la trucha  son especies que se introdujeron al país hace más de 100 años y tenían un castigo porque no nos habían dado el reconocimiento como producción colombiana”, argumentó Bonilla.


Para el gremio, con la Resolución 2287 de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap) se activan nuevos proyectos de desarrollo como la importación de alevinos, el mejoramiento en el otorgamiento de concesión de ocupación de cauce y el uso de agua y el fomento de los certificados de origen para la producción nacional, lo que finalmente se traducirá en nuevas hectáreas para el cultivo de peces.