Economía

Peace will put tourism of nine regions on track
La paz enrutará el turismo de nueve regiones
Autor: Duván Vásquez
28 de Febrero de 2016


En el marco de la 35 Vitrina Turística de la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), que culminó este viernes, el Gobierno Nacional presentó el aporte de la paz al turismo y el beneficio que tendría toda la cadena de este secto



Villa de Leyva, Boyacá, es uno de los pueblos patrimonio que hace parte de la Ruta de la Paz.

Cortesía Gobernación de Boyacá

Los colores de las artesanías de Riohacha, la navegación del río Magdalena o un recorrido por la tierra donde se fabrican los balones en  Monguí hacen parte del sinnúmero de experiencias que se pueden vivir en la Ruta de la Paz, plan con el que se busca sumar para los US$6.000 millones en divisas que pretende generar el turismo anualmente después de 2018.


Este es un recorrido turístico que construyó el Viceministerio de Turismo junto al Fondo Nacional del Turismo (Fontur), que pasa por 35 municipios de nueve regiones del país.


De acuerdo con la viceministra de Turismo, Sandra Howard Taylor, quien presentó la Ruta, con el eventual acuerdo de paz se incentivará a los residentes en Colombia a visitar los destinos a los que “antes no se podía ir por el conflicto”.


Así mismo, la promoción de esos nueve territorios pretende fomentar la inclusión de estos “destinos de paz” en los planes de viajes de los turistas extranjeros, más aún porque desde el pasado miércoles quedaron exonerados de IVA los paquetes turísticos en Colombia para los visitantes del exterior, que representan el 50% de las ventas de estos productos para las agencias de viajes colombianas.


Es así que con todo el entramado que se está generando para esta “industria sin chimeneas”, en el postconflicto este sector crecería anualmente alrededor de un 30%  y generaría “un punto adicional al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB)”, como lo estima el mismo Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.


Por el centro del país


La Ruta Boyacá es la más central de esta iniciativa, porque está conformado por un recorrido que inicia desde Bogotá en dirección a la ciudad de Tunja, luego pasa por Villa de Leyva y Chiquinquirá, para después llegar a la fría Paipa antes de culminar en el municipio de Monguí.


Claudia Barrera, asesora de Promoción y Comunicaciones de la Secretaría de Cultura y Turismo de Boyacá, sostuvo que una parada que no puede faltar en una visita a Boyacá es a Villa de Leyva, porque ya es un destino internacional y hace parte de la Red de Pueblos Patrimonio. “Ya todo el mundo lo conoce porque es mágico, por lo histórico, su arquitectura, por su cultura, tradición oral, por todo lo que se encuentra tanto tangible como intangible”.


“En Villa de Leyva encuentras historias, unas calles que aún conservan la arquitectura de la Colonia, están empedradas, sus construcciones son en tapia pisada en blanco, que en las noches las adornan unos hermosos faroles”, aseguró Barrera, quien agregó que en general en todo el departamento hay una riqueza turística, porque allí hay desde tierra caliente hasta nieve en el Nevado del Cocuy.


En Boyacá se puede hacer turismo de naturaleza con caminatas ecológicas, también se puede hacer espeleología, montañismo. “Puedes ir, por ejemplo, a la Laguna de Tota, que es como un mar en el centro del país, porque es tan grande que no le ves orilla cuando te paras en la playa. Esto está por la ruta de Sugamuxi, que tú la haces desde Tunja, pasas por Paipa, Duitama, y en ese lago se pueden hacer deportes extremos y náuticos”, relató la funcionaria.


En el boyacense municipio de Monguí, que también hace parte de la Red de Pueblos Patrimonio, se puede visitar cinco monumentos nacionales: está el Convento Franciscano, está la iglesia, el Puente Calicanto, la Capilla de San Antonio y la parte urbana del municipio, así lo explicó Édgar Ladino, director de la Oficina de Turismo de Monguí, quien agregó que hay que visitar esa región porque “tenemos el páramo más bello del mundo que es Ocetá y tenemos sitios de peregrinación como la cascada y sitios hermosos como la peña de Otí”, sumado a un recorrido por la industria de balones, porque allá está una de las fábricas más grandes y pioneras del país.


Esto hace que el municipio, que tiene unos 4.900 habitantes, tenga turistas hasta por cinco veces su población, ya que el año pasado fueron unos 25.000 visitantes.


En el centro del país también hay otra ruta que es la Popayán, que se une a varios otros municipios del Cauca como Cajibío, Piendamó y Silvia, que conforman la Ruta de la Fe, que tiene gran afluencia de turistas en la temporada de Semana Santa.


En ese sentido, José Manuel Vargas, presidente de Cotelco, gremio de hoteleros, capítulo Cauca, afirmó que en cada uno de esos sitios hay un ícono religioso, por ejemplo, “en Piendamó hay una virgen que se apareció” o Popayán tiene un centro histórico y “en cada cuadra hay una iglesia” con una imponente arquitectura. Por lo cual “es una ciudad de característica religiosa”, que convoca sólo en Semana Santa entre 3.000 y 5.000 turistas, que cuentan con una infraestructura de más de 135 hoteles con 3.400 camas para hospedarlos.


Una tercera ruta que promociona el Viceministerio de Turismo en esa parte del país es Honda-Girardot, con el que se pretende aprovechar la navegabilidad del río Magdalena para recorrerlo en lancha.


Sin embargo, Germán Medina, director ejecutivo de Asociatur Tolima, gremio de agencias de viajes, sostuvo que aparte de aprovechar a Honda para la ruta del río Magdalena, también hay otras dos como la Mutis o la Nevado, que son atractivas para los turistas.


“La ruta Mutis es la que recorre todo lo que hizo el sabio Mutis en los diferentes municipios, ahí está Ibagué, Ambalema, Mariquita, Honda, están las ruinas de Armero y está Falan”, indicó Medina quien agregó que con la ruta de los Nevados, para visitar al del Ruiz y la del Tolima, se hace “un recorrido por el Líbano, vamos  a Murillo y pasamos al nevado de una forma muy sencilla”.


Una ruta turística en esos territorios cuesta entre $400.000 y $500.000 durante tres días. Lo que se hace en este momento muy económico para el extranjero por el cambio del dólar, y más con la exoneración de IVA a los paquetes turísticos.


Así mismo, se puede hacer la Ruta de la Arriería en el departamento de Caldas, que enlaza a dos pueblos patrimonio como lo son Aguadas y Salamina, territorios que tienen caminos de arriería que se promocionan con un tránsito a lomo de mula.


Hacia el sur


La otra ruta es la Nariño-Putumayo, que inicia con la riqueza marítima del puerto de Tumaco, con un recorrido hasta la fronteriza Ipiales, se continúa hacia la capital nariñense Pasto, donde aparte de tradicionales carnavales se puede disfrutar del imponente Lago de Cocha y más al sur se pasa al departamento del Putumayo donde termina esa ruta en el municipio de Sibundoy.


En la zona norte


Si se hace un salto rápido hacia el norte del mapa de Colombia,  están las dos rutas Caminantes, que conforman los santandereanos Guane, Barichara, Lebrija y Girón, y la Norte de Santander, con un recorrido por Playa de Belén y Ocaña hasta Pamplona y Villa del Rosario.


El intendente Roa, representante de la Policía en el stand de Norte de Santander en la Vitrina de Anato, aseguró que en esos territorios hay una importante riqueza turística. De hecho, Pamplona tiene seis museos que la hacen uno de los municipios con más museos de acuerdo con su tamaño.


“En la provincia de Ocaña tenemos la Playa de Belén, hay un sitio importantísimo que son los estoraques, que son  una formación rocosa que se hicieron con el transcurso de los años. Está el Carmen de Ocaña que su estructura es tipo colonial, las calles son empedradas”, explicó el Intendente.


La zona norte del país también cuenta con la Ruta Cesar-La Guajira-Magdalena, que se convierte en la opción costera en esta iniciativa.


El recorrido inicia en el Magdalena con el municipio de Ciénaga  y el territorio del Parque Tayrona, prosigue en La Guajira con Palomino y Riohacha, y luego baja a San Juan del Cesar y termina en Valledupar.


Estos territorios, según Aleida Coronado Flórez, operadora turística de Caminos del Cesar, son destinos de paz, música y leyenda. Allí está ubicado un atractivo turístico como son las sierras del Perijá y la Nevada de Santa Marta. Sin embargo, ya Valledupar tiene posicionado su nombre en el país con el Festival Vallenato, que atrae a miles de visitantes en su temporada.


Y más allá del territorio continental, está la última Ruta San Andrés-Providencia, donde el Gobierno Nacional busca promocionar no sólo las tradicionales playas de ese departamento sino también las islas paradisiacas que conforman el islote.


Con todas estas rutas, el Viceministerio de Turismo ya está organizando un cronograma para hacer un recorrido en bus, caballo, lancha y avión con funcionarios y periodistas, que comenzaría con la Ruta de la Fe en esta temporada de Semana Santa que llega.




Pueblos Patrimonio

De los 44 pueblos colombianos declarados Bien de Interés Cultural Nacional, 17 conforman la Red Turística de Pueblos Patrimonio de Colombia de Fontur, con el propósito de brindar “a los viajeros de todo el mundo la oportunidad de descubrir lo tradicional, mágico e innovador de cada Pueblo Patrimonio a través de experiencias únicas”, como lo define el objetivo de este programa que promociona estos territorios turísticos por su cultura, historia y arquitectura. Estos son:


 


En Antioquia: Jardín, Jericó y Santa Fe de Antioquia.


En Santander: El Socorro, Barichara y San Juan de Girón.


En Caldas: Aguadas y Salamina.


En Boyacá: Villa de Leyva y Monguí.


En Magdalena: Ciénaga.


En Valle del Cauca: Buga.


En Cundinamarca: Guaduas.


En Tolima: Honda.


En Norte de Santander: Playa de Belén


En Córdoba: Santa Cruz de Lorica.


En Bolívar: Santa Cruz de Mompox.


Información consultada en www.pueblospatrimoniodecolombia.travel/




Primera ruta internacional

El Viceministerio de Turismo también tiene una ruta futura que será la primera de orden internacional, ya que concibe un recorrido entre Cali y Ecuador.


Según la planeación, esta va asociada a la Ruta Espiritual de las Américas, lo que define un trayecto que arranca por Ipiales y continúa por Pasto, Popayán, Buga, Cali, Manizales para finalizar en el municipio de Belalcázar en Caldas.




Vitrina de Anato

Este viernes concluyeron los tres días de la versión 35 de la Vitrina Turística de Anato 2016, que dejó un positivo balance como año tras año.


Allí, 36.332 personas ingresaron y más de 1.000 empresas de 45 países hicieron transacciones que se espera se materialicen en más de $150.000 millones en negocios, como estaba proyectada la meta de esta Vitrina.


“Fue un éxito total en ventas de paquetes de viajes, tiquetes, cruceros y otros servicios turísticos”, añadió la presidente de Anato, Paula Cortés, en la rueda de prensa del balance de la feria.


Anato confirmó al final de la Vitrina 2016 que las ciudades de Risaralda, Pasto y Medellín solicitaron ser los invitados nacionales de honor para 2017, al igual que lo pidieron España, Argentina y Venezuela para ser el internacional, como este año lo fue México.