Columnistas

La secretaría de las mujeres
Autor: Henry Horacio Chaves P.
26 de Febrero de 2016


Había aplazado el tema con la esperanza de que se superará la interinidad en la secretaría de las mujeres de Antioquia, pero a 57 días de gobierno no termina por resolverse. El único cambio es de encargada, pues a la comunicadora Érica Tobón.

Había aplazado el tema con la esperanza de que se superará la interinidad en la secretaría de las mujeres de Antioquia, pero a 57 días de gobierno no termina por resolverse. El único cambio es de encargada, pues a la comunicadora Érica Tobón, la reemplaza en la misma calidad, la excandidata a la alcaldía de Bello, Luz Imelda Ochoa Bohórquez. La misma liberal que con el apoyo del Partido Verde y otros movimientos quiso ser la madrina del voto en blanco que una vez se impuso en ese municipio, y en la campaña pasada fungió como la abanderada de Luis Pérez allá.


Lo cierto es que su nombramiento en mujeres es como encargada y ya era hora de que, ella u otra persona, asumiera en propiedad las riendas de una dependencia que fue pionera en el país. Esa secretaría, que tuvo su antecedente en dirección, asesoría y hasta consejería, ha logrado ser motor de movilización social en muchas zonas del departamento, sobre todo después de haber superado una primera vocación asistencialista, para fortalecer procesos sociales.


Por ejemplo, el programa Mujeres Digitales, fue reconocido en diciembre pasado por Naciones Unidas como una de las cuatro mejores iniciativas mundiales para promover el empoderamiento femenino a través de las llamadas TIC. Más que una palmada en el hombro, una invitación para que desde la institucionalidad regional se siga fortaleciendo el desarrollo social de las mujeres. Una labor que no se puede mirar a la ligera, pues en el último cuatrienio esa dependencia –que antes era de equidad de género y ahora es de mujeres- logró un fortalecimiento político y administrativo que se evidencia en el incremento del presupuesto: en 2012 fue de $1.993.873.000 y en 2015 de $6.489.176.000.


Como otro logro de la secretaría, vale mencionar que en agosto del año pasado se aprobó en la Asamblea Departamental, una actualización de la Política Pública de Mujeres, encaminada a bridar oportunidades y superar las históricas desigualdades a las que ellas se han visto sometidas. Una tarea en la que no se pueden ceder espacios ni negociar conquistas, porque un paso atrás es un retroceso para el género y para la región en general. En esa dirección, la anterior secretaria, Patricia Builes, se empeñó en “transformar mentalidades para romper barreras”. De allí que el esfuerzo esté en superar los procesos técnicos para cambiar imaginarios culturales, prácticas políticas y visiones del mundo.


No pueden seguirse entendiendo como dádivas las conquistas de las mujeres. No son éstas, épocas de favores sino de reconocimiento de capacidades y respeto por los conocimientos y los talentos. Respeto y valoración de parte de hombres y de las mismas mujeres que ostentan puestos de decisión y que tienen que promover otra manera más eficiente y equitativa de ser, de pensar y de actuar para crear escenarios mejores en los que hombres y mujeres se relacionen desde el respeto mutuo y la paridad. Se trata de un camino que ya ha empezado a recorrerse, pero en el que no se puede hacer pausas, ni mucho menos retroceder. 


Los altos índices de violencia contra las mujeres, la tasa de embarazo temprano que sigue siendo alta, la diferencia de oportunidades o el desequilibrio salarial, son solo muestras del camino que falta por recorrer. Una tarea que implica a toda la sociedad, no solo a la administración pública, pero que será más ardua y más lejana sin el liderazgo de una secretaría que valore los talentos y fomente nuevos imaginarios. Una dependencia que debería ser conducida por una de tantas expertas en temas de mujer y de género, que a la vez sea ejemplo e inspiración para ellas, en todos los rincones de Antioquia.  


@HenryHoracio