Columnistas


Desarrollo Humano en Latinoamérica 2014
Autor: Sergio Prada
25 de Febrero de 2016


En una columna anterior destaque el informe sobre desarrollo humano 2014 y la posición ocupada por Colombia. Concluía al revisar los datos históricos que los mejores logros se han dado en salud y en ingreso, y que la mayor deuda histórica de los dirigentes con sus ciudadanos es en educación. En esta ocasión quiero referirme a los resultados de la región.

En una columna anterior destaque el informe sobre desarrollo humano 2014 y la posición ocupada por Colombia. Concluía al revisar los datos históricos que los mejores logros se han dado en salud y en ingreso, y que la mayor deuda histórica de los dirigentes con sus ciudadanos es en educación. En esta ocasión quiero referirme a los resultados de la región.


La región de América Latina y el Caribe se ubicó en el segundo lugar detrás de los países de la Ocde y empató con Europa y Asía Central.


El valor del índice general de desarrollo humano fue de 0.748 lo que ubica la región en la categoría de Alto Desarrollo Humano según los criterios de clasificación de la ONU. El ordenamiento según regiones para 2014 es: Ocde (0.880), Europa y Asía Central (0.748), Asía del Este y Pacifico (0.710), Estados Árabes (0.686), Asía del Sur (0.607) y África Subsahariana (0.518).


El índice es un intento por cuantificar las capacidades más básicas para el desarrollo humano. Estas son: llevar una vida larga y saludable, tener acceso a los recursos que permitan a las personas vivir dignamente y tener la posibilidad de participar en las decisiones que afectan a su comunidad. Lo primero se mide a través de la esperanza de vida al nacer, lo segundo a través del ingreso por persona ajustado por poder de compra y lo tercero a través de los años de escolaridad promedio actuales y los años de escolaridad esperados.


Es en materia de esperanza de vida en donde la región puntúa más alto en desarrollo humano, con un 85% del máximo alcanzable en el mundo. Y es en años de escolaridad promedio donde esta nuestro mayor déficit, con apenas un 54% del máximo alcanzable en el mundo. En términos de ingreso logramos el 75% del máximo alcanzable en el mundo. Y finalmente en años esperados de escolaridad logramos el 78% del máximo alcanzable en el mundo.


Los números son contundentes. El pesimismo que a veces ronda por la región no está sustentado en cifras. Exceptuando los países de la Ocde, nuestra región tiene la esperanza de vida más alta, el valor de años esperados de educación más alto, el segundo ingreso promedio más alto (después de los estados árabes), y el segundo nivel de escolaridad promedio más alto. 


También queda claro que nuestros sistemas de salud están haciendo bien la tarea mientras que son nuestros sistemas de educación los que aún no encuentran la forma de acercarnos a los niveles de países desarrollados.


Profesor Universidad ICESI, Facultad Ciencias Administrativas y Económicas, Departamento de Economía.