Economía

In 2017 the country’s natural gas will not be enough to meet consumption
En 2017, gas nacional no será suficiente para atender consumo
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
23 de Febrero de 2016


Uno de los aspectos claves será el uso racional de la energía de cara a las décadas venideras, dado los retos que conlleva aumentar la disponibilidad de combustibles.


Foto: Cortesía 

La planta regasificadora de Cartagena permitirá atender buques con gas licuado para complementar la producción nacional.

A mediados de 2017, según las estadísticas de la Unidad de Planificación del Sector Minero Energético (Upme), la demanda de energía de gas natural podría superar la oferta nacional, para lo cual se espera que la entrada en funcionamiento de la planta de regasificación de Cartagena entre al auxilio. Sin embargo, entre 2021 y 2022 tampoco bastaría con este suministro, por lo que el país se verá obligado a conseguir más gas y/o importar el hidrocarburo.


Ya durante el año pasado y el presente, el fenómeno de El Niño ha estresado la producción de gas del país para suministrar el combustible a las termoeléctricas, algunas de las cuales debieron recurrir al consumo de fuel oil, que desató toda una polémica sobre el aumento de los costos del llamado cargo por confiabilidad, mostrando así que el límite de la disponibilidad de gas se puede estar alcanzando rápidamente.


Sin embargo, el escenario no es preocupante, según Eduardo Pizano, presidente de Naturgas, quien en la V versión de Colombia Genera, organizada por la Andi en Cartagena, señaló que el suministro de gas natural está garantizado para los próximos años en Colombia, como lo demuestran los proyectos que hoy se están desarrollando en el país. 


Pizano, según boletín de prensa de Naturgas, confirmó que con la declinación de las reservas de La Guajira, el país no se quedará sin gas porque hay toda una estrategia para explorar y desarrollar áreas de gas en el interior y en la costa (adentro y costa afuera). Adicional a las posibilidades de importar gas licuado a unos precios razonables. 


Esto sin contar la planta de regasificación que permitirá atender al sector termoeléctrico con hasta 400 Mpcd (millones de pies cúbicos por día de gas), y que se espera esté lista en el cuarto trimestre del año.


Los proyectos que se están desarrollando y fueron anunciados por el Presidente de Naturgas son: Canacol (Sucre), que con sus nuevos descubrimientos reemplazará la capacidad de producción de gas que se está disminuyendo en La Guajira; Petróleos Suramericanos (Bajo Magdalena), que ya alcanzó a finales del año pasado 13,5 Mbtud (Miles de Unidades Térmicas Británicas); Omega Energy (Boyacá), que inició producción con cuatro Mbtud, con una proyección de diez Mbtud.


Reseñó también los proyectos: Equion, en el pie de monte llanero, que está terminando la exploración, habiendo encontrado gas en dos pozos que están sometidos a pruebas extensas. De igual forma, el año pasado se encontraron dos yacimientos en el mar Caribe, el primero es Orca 1, ubicado al norte de La Guajira; y el segundo Kronos, ubicado al norte de Urabá.


Por último, en los años 2012 y 2014, la ANH adjudicó una serie de áreas en el Magdalena Medio, precisó Pizano, para la exploración de gas no convencional. Estos prospectos no han tenido el desarrollo requerido, en razón a que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible aún no ha expedido los términos de referencia para poder iniciar el desarrollo de los mismos. Se espera por ellos.


Otra de las apuestas del Ejecutivo colombiano es el suministro de gas que debería llegar desde Venezuela, pero que debió empezar en enero y todavía no se conoce a ciencia cierta su fecha de inicio. Por esta vía deberían llegar 450 Mpcd.



Buscando alternativas

A pesar de las ventajas que tiene el gas como combustible para la generación eléctrica, el Gobierno Nacional está buscando invertir más en hidroelectricidad y en fuentes no convencionales.


Es así como el Ministerio de Minas y Energía adoptó el Plan de Expansión de Referencia Generación Transmisión 2015 -2029, elaborado por la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme). En este documento estratégico se especifica que no se observan requerimientos adicionales hasta el 2021, “cuando se requerirá un incremento de la capacidad instalada con las previsiones de crecimiento de demanda actual”.


“Dentro de las opciones contempladas, identificamos una expansión base que incluye la instalación de nueva capacidad hidroeléctrica y una proyección de crecimiento de plantas menores. A partir de lo anterior, formulamos ocho escenarios que integran diferentes fuentes de generación eléctrica, desde las tradicionales como las plantas térmicas a base de carbón e hidroelectricidad, hasta la incorporación de fuentes renovables no convencionales como la producción eólica, la geotermia, la biomasa y la generación solar fotovoltaica distribuida”, indicó Jorge Alberto Valencia Marín, director general de la Unidad.