Columnistas


El temor a la confrontación de las ideas
Autor: Omaira Martínez Cardona
23 de Febrero de 2016


A propósito de la campaña nacional que promueve conversar a través de redes sociales y de internet con el fin de proponer ideas y compartir reflexiones para construir un mejor país.

omaperiodista@gmail.com


A propósito de la campaña nacional que promueve conversar a través de redes sociales y de internet con el fin de proponer ideas y compartir reflexiones para construir un mejor país, recientes estudios revelan que aunque las herramientas tecnológicas son ahora una nueva manera para expresarse y relacionarse, no logran trascender hacia niveles reales de comunicación, interacción y diálogo que posibiliten un mejor entendimiento entre las personas.


Mucho se ha dicho que las redes sociales han sustituido los espacios de relación entre las personas alejándolas de las posibilidades que dan el encuentro personal  y la conversación cara a cara para expresarse desde el intercambio de las ideas y las emociones. Un estudio de la Universidad de Michigan revela que cada vez se conversa y dialoga menos por temor a la confrontación de las ideas con argumentos y  porque ahora es más fácil mostrarse y reafirmar la identidad personal a través de los mecanismos tecnológicos sobre los que cada uno tiene control y puede manipular como le convenga.


Es indiscutible que la mayor capacidad con la que fue dotado el ser humano, es la del lenguaje para expresarse y posteriormente para poner en común y llegar a acuerdos que le permitan hacer mejores cosas que beneficien a todos. Asimismo el que podamos ser testigos de uno de los mayores desarrollos de la humanidad, como es el de los dispositivos tecnológicos que superan cualquier limitación espacial para posibilitar nuevas formas de transmisión del pensamiento y el conocimiento, son dos bondades que no pueden desaprovecharse; por eso hay que buscar opciones para integrarlas, usándolas de manera acertada. En la investigación mencionada se compararon las reacciones y actitudes de un grupo de personas frente a la resolución de un problema con el uso de las redes sociales y mediante un espacio de conversación presencial, los resultados no fueron los mismos, con internet se movilizaron y participaron masivamente pero sin un acuerdo para superar la situación, con el segundo mecanismo, aunque se logró menos participación, con el intercambio de argumentos, se encontró una resolución al problema de manera efectiva.


No quiere decir que sea mejor un mecanismo que el otro, el asunto está en aprovechar los beneficios de los dos y de otros que puedan surgir para una mejor calidad de vida en la capacidad de relacionarse, expresarse, comunicarse y gestionar. Las relaciones a través de internet posibilitan superar barreras que se tienen para comunicarse, para encontrar a otros y es tal vez la manera más efectiva de usar el lenguaje cotidiano y de hablar sobre los asuntos rutinarios, pero tiene el gran riesgo de trasgredir el respeto hacia los otros, alejar e individualizar cada vez más. 


Otro ámbito es el del intercambio y la confrontación de sentires y argumentos como una posibilidad para ser más humanos y superar las barreras del entendimiento identificando y reconociendo al otro,  dándole la posibilidad de defenderse si se siente atacado o irrespetado. Está comprobado también que la habilidad de conversar bien es uno de los factores que mayor afinidad y confianza genera en las personas cuando van a iniciar cualquier tipo de relación para trascender luego al diálogo de asuntos más profundos y menos cotidianos que son los que le dan sentido a la coexistencia.