Economía

Three countries from OPEC (Organization of Petroleum-Exporting Countries) and Russia freeze oil production
Tres países de Opep y Rusia congelan producción de crudo
17 de Febrero de 2016


Según el presidente de la Opep, se han tenido en cuenta todos los factores fundamentales que afectan a la economía de la industria petrolera, así como a la mundial, antes de tomar esta decisión.


Foto: EFE 

De izquierda a derecha, los ministros  venezolano de Petróleo, Eulogio del Pino, saudí de Petróleo, Ali al Naimi, catarí de Energía y presidente de turno de la Opep, Mohamed Saleh al Sada, y el titular ruso de Energía, Alexander Novak, anuncian el congelamiento de producción.

EFE


Los gobiernos de Arabia Saudita, Rusia, Catar y Venezuela acordaron ayer congelar la producción de petróleo a sus niveles de enero, con el fin de estabilizar el precio del crudo en los mercados internacionales, en la reunión que estos cuatro países celebraron en Doha. Sin embargo, habrá que esperar más tiempo por el impacto de la medida, que ayer se sintió tímidamente en los mercados de materias primas.


El ministro de Energía catarí y presidente de turno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Mohamed Saleh Al Sada, fue el encargado de anunciar el acuerdo alcanzado con su homólogo ruso, Alexandr Novak; el titular saudí de Petróleo y Recursos Minerales, Ali al Naimi, y el responsable venezolano de esa cartera, Eulogio del Pino.


Esta medida, en opinión del anfitrión, “no sólo beneficiará a los productores y exportadores de petróleo, sino también a la economía global”, que se ha visto sacudida recientemente por la caída del precio del crudo a sus niveles más bajos desde hace doce años, debido a la sobreoferta en el mercado.


Al Sada manifestó su deseo de que los demás grandes productores, tanto miembros como no de la Opep, sigan este ejemplo y, para ello, anunció que emprenderá “inmediatamente” una ronda de contactos y negociaciones con países como Irán e Irak.


Por su parte, el ministro venezolano de Petróleo dijo que cree que los demás países aceptarán la medida adoptada en Catar, apoyada por dos de los mayores productores de crudo mundiales: Arabia Saudita y Rusia.


Según Del Pino, para Venezuela es muy importante que se estabilice el mercado y se pague un “precio justo” por el petróleo a fin de mantener así el nivel de inversión necesario para sostener la producción de crudo.


Por su parte, el titular saudí de Petróleo y Recursos Minerales explicó que el acuerdo suscrito para una congelación potencial de la producción es “simplemente el principio de un proceso” y la primera medida de otras que podrían tomar.


A pesar del esfuerzo, los mercados mundiales no quedaron convencidos de la decisión, según lo demuestran los precios que tuvieron los dos marcadores internacionales, que tuvieron cotizaciones al alza al abrirse las bolsas europeas, después de anunciarse la decisión de congelar la producción. Sin embargo, los precios retrocedieron, y es así como en horas de la tarde el WTI retrocedía en Nueva York un 1,12% hasta US$29,11 mientras que el crudo Brent bajaba en Londres un 2,59% hasta US$33,13. Al parecer, el hecho de que se congelara la producción y no se redujera no terminó de convencer a algunos analistas.


El analista financiero Abdulrahim al Hor declaró que el acuerdo afectará al precio del crudo en los mercados y ayudará a estabilizarlo, pero apuntó que no hará que aumente porque, según él, el impacto de esta medida es “más emocional que real”.



Congelar pero no recortar

El titular saudí de Petróleo y Recursos Minerales, Ali al Naimi, dejó muy claro que él y sus socios no quieren “grandes variaciones” en los precios, ni reducir la producción, sino cubrir la demanda en el mercado y tener un precio estable del petróleo, es decir, congelar pero no recortar. Ese precio estable, según el ministro árabe, es el que establezca la oferta y la demanda.


Sin embargo, hay países como Venezuela y Argelia que requieren una subida de los precios con urgencia más que otros, dada su alta dependencia del petróleo y sus problemas fiscales. 


Es por ello que Argelia volvió a pedir una reducción de la cuota de producción y subrayó que seguirá intentando convencer de ello a sus colegas de la Opep. De igual forma, para capear los bajos precios las ricas monarquías del golfo Pérsico han llevado a cabo recortes en sus presupuestos generales.